Desde que los ataques del régimen chino a la India causaran la muerte a más de 12 soldados, en el 2020, se iniciaron las restricciones mercantiles a las tecnologías de la comunicación chinas.

Ahora, la administración india planea bloquear la venta de celulares de baja gama, como un estímulo a su industria tecnológica nacional, se conoció el 8 de agosto.  

Esto significaría un rudo golpe a la ya deteriorada situación económica de la empresa china Xiaomi Corp., y, por extensión, la expulsión de las firmas chinas que venden teléfonos de menos de 150 dólares. 

“La India, que es el mercado exterior más importante de Xiaomi, representa el 25% del segmento, con un 66% de sus teléfonos inteligentes de precio inferior a 150 dólares”, reporta el principal proveedor mundial de inteligencia de mercado, International Data Corporation (IDC). 

Es de tener en cuenta que el valor de mercado de las acciones de Xiaomi se hundió un 3,6% más ayer, acumulando una pérdida del 35% durante los siete meses transcurridos este año. 

Bajo las nuevas restricciones, Xiaomi perdería la venta de entre 20 y 25 millones de unidades. 

Otras marcas chinas afectadas

Las ventas de teléfonos inteligentes de menos de 150 dólares constituyeron un tercio del total de ventas de la India durante el segundo trimestre de 2022, y las de empresas chinas representaron hasta el 80% de este segmento del mercado. 

Las marcas más afectadas serían Xiaomi y Realme, estas suministran al menos el 50% de los celulares con precio inferior a los 150 dólares. Pero con ellas también se hundirían las marcas chinas rivales: Honor, Oppo, Vivo, Tecno, Infinex, Itel, Zenith y Transnational.   

“Los últimos doce meses no fueron muy buenos para las acciones de Xiaomi, que se comportaron peor que el mercado, costando a sus titulares un 57%. Mientras tanto, el mercado en general cayó alrededor de un 23% …”, reseño en abril la plataforma Simply Wall St.

Asimismo, Nueva Delhi ha encontrado vías para bloquear las ventas de equipos Huawei Technologies Co. y ZTE Corp. instando a los operadores inalámbricos a comprar marcas alternativas.

El gobierno de Narendra Modi también prohibió aplicaciones producidas por empresas vinculadas con el Partido Comunista de China (PCCh), como BGMI, especializada en juegos, y perteneciente mayoritariamente al gigante Tencent.   

Es de recordar que una vez concluidos los enfrentamientos fronterizos entre la India y el régimen chino, durante el verano de 2020, se prohibieron más de 300 aplicaciones chinas, entre ellas WeChat, de Tencent Holdings Ltd., y TikTok, de ByteDance Ltd.

A pesar de que los productos chinos han penetrado profundamente en el mercado de la telefonía celular India, los procedimientos para obtener esos resultados han sido objetables. Su predominio no se ha producido “sobre la base de una competencia libre y leal”, criticó el ministro de tecnología de la India. 

Por otra parte, el mercado chino se ha visto muy afectado por la disminución del consumo, tras una serie de duras medidas de limpieza, prevención y control de epidemias por parte del régimen chino. 

“Los cierres afectan simultáneamente a la demanda y a la oferta mundiales, ya que reducen la demanda en el mayor mercado del mundo y hacen más difícil la cadena de suministro”, explicó Nabila Popal, directora de investigación de IDC, en junio. 

Si bien es cierto que estos fracasos de las empresas chinas de tecnología se suman a la caótica situación económica del gran país oriental, las competidoras indias serán beneficiadas. 

Empresas nacionales como Lava y MicroMax, que representaban algo menos de la mitad de las ventas de teléfonos inteligentes en la India, tendrán abierto el mercado para compensar la ausencia de los productos de sus competidores. 

La empobrecida economía china afecta la venta mundial de celulares

Se prevé que los pobres resultados obtenidos por la economía regida por el régimen chino, afecten negativamente la comercialización mundial de los teléfonos inteligentes. 

“El sector de los teléfonos inteligentes se enfrenta a vientos en contra cada vez mayores desde muchos frentes: el debilitamiento de la demanda, la inflación, las continuas tensiones geopolíticas y las continuas limitaciones de la cadena de suministro”, reiteró Popal. 

Y agregó: “Sin embargo, el impacto de los bloqueos en China -que no tienen un final claro a la vista- es mucho mayor”.

Otro de los aspectos que perjudica la producción de los teléfonos inteligentes es la disminución de la oferta de componentes, entre los que se encuentran los microchips, de acuerdo con el informe del director de investigación en el equipo de Tecnologías Habilitadoras y Semiconductores de IDC, Phil Solis.

“El mayor problema ha sido el escaso suministro de componentes como los PMIC, los controladores de pantalla y los chips Wi-Fi discretos”, explicó Solis. 

En este sentido, la IDC calcula que se disminuya el mercado mundial de celulares en 38 millones de unidades este año, o sea, un 11,5% menos que en 2021. 

Los productos del fabricante Apple serán los menos perjudicados, de acuerdo con el reporte del periodista, Vlad Savov, quien sostiene:El rendimiento constante de la empresa contrasta con el de sus competidores chinos, que recientemente sufrieron su peor caída de envíos desde el estallido de la pandemia”.

Asimismo, los envíos de teléfonos inteligentes disminuirán un 3,5% hasta alcanzar los 1.310 millones de unidades en 2022.

Por otro lado, la economía regulada por el Partido Comunista de China (PCCh) se ha deteriorado hasta el punto en el que muchas personas adineradas del país han tenido que vender costosos elementos de uso personal. 

La semana pasada se reportaron varios casos, entre ellos, el de un hombre de unos 30 años que llegó con sus artículos de lujo por valor de hasta 440.000 dólares, incluyendo relojes, bolsos y joyas, pretendiendo venderlos, según contó la propietaria de la tienda, Li Yi. 

También se han presentado docenas de casos en los que los artículos más ofrecidos en venta por sus propietarios son bolsos Hermès Himalayan, de lujo, que se vendían por un precio promedio de 220.000 dólares cada uno, en 2020. 

Algunas de estas ventas fueron motivadas, simplemente, por la necesidad de subsistir de sus dueños.

En el rango de los multimillonarios chinos, se calcula que unos 10.000 han buscado la forma de emigrar a otros países durante este año. Cada persona sacaría del país unos 4,8 millones de dólares, en promedio. 

Es decir, escaparían unos 48.000 millones de dólares en inversiones, de acuerdo con las estimaciones de la consultora de inversiones con sede en Londres, Henley & Partners.

No obstante, para los miembros de la élite comunista, la llamada ‘aristocracia roja’, la situación económica es tan próspera que sus miembros suelen exhibirla sin escrúpulos. 

Al respecto, el Gran Movimiento Traductor (TGTM, por la sigla en inglés) que comparte la información que es tendencia en China, al margen de los grandes medios, publicó un mensaje que señala a uno de los “principitos”, de tan solo 14 años, alardeando de su Lamborghini. 

“Se dice que Zhang Shijia, descendiente de Deng Xiaoping [sucesor del líder Mao, en el poder] y nieto de Deng Pufang, nos ha mostrado el brillante futuro del comunismo: conducir un Lamborghini a la temprana edad de 14 años”, tuiteó TGTM, el 11 de agosto. 

Ciertamente, la economía que regula el PCCh ha estado deteriorándose con extrema rapidez, no solo afectando el ámbito de los teléfonos celulares. Xia Yifan, experto en temas de China y comentarista de temas de actualidad, cree que la economía está en recesión. 

Las empresas pequeñas, medianas y micro, sin apoyo del gobierno, han cerrado por millones. Xia, asume que esto es solo el principio y que la recesión económica es imparable. 

Todas estas son malas noticias a tan solo tres meses de la posible postulación del líder, Xi Jinping, a un tercer periodo de cinco años en el poder.   

José HermosaRedacción BLes