Redacción BLes –El reciente, hundimiento del Jumbo, el famoso e histórico restaurante flotante de Hong Kong, en el mar de China Meridional, representó para los hongkoneses un duro golpe, debido a que lo consideraban una parte importante de sus vidas. 

Generación tras generación de hongkoneses paso por el palacio imperial flotante desde 1976 para celebrar grandes reuniones familiares y cerrar exitosos tratos comerciales, degustando comida cantonesa, según Breitbart.

La escritora, Louisa Lim, escribió en su Twitter: “Ir al restaurante flotante Jumbo fue el regalo de mi infancia, un ritual anual para mi familia. Un momento tan triste ver su salida de Hong Kong”.

 “Parece como si [los] símbolos más visibles estuvieran desapareciendo uno por uno”, dijo Lim, autora del libro “Indelible City: Dispossession and Desfiance in Hong Kong”, (Ciudad Indeleble: Desposesión y Desafío en Hong Kong), informó The New York Times.

El trágico hecho consternó a los ciudadanos, que sienten que el hundimiento marcó el comienzo de un futuro incierto para Hong Kong, tras la infiltración del Partido Comunista Chino (PCCh).

Algunos hongkoneses relacionan el hundimiento del popular restaurante histórico con el  destino que le esperan a Hong Kong, comunicó CNN a través de RTHK.

Por ejemplo, el artista Ah To, un caricaturista político, quién se vio obligado a emigrar de Hong Kong, publicó en su red social, una caricatura, que muestra al Jumbo hundiéndose en el mar y puede observarse en la imagen a dos estatuas. Una muestra a una mujer con los ojos vendados que sostiene una balanza de justicia y la otra es una mujer que sostiene una antorcha que se asemeja a la Diosa de la Democracia, un símbolo que fue retirado de un campus universitario de Hong Kong en 2021, reportó The New York Times.

También, otros habitantes describieron la terrible perdida como un “clavo en el ataúd” para la isla, otros lo llamaron un “entierro en el mar”.

El artista surrealista, Tommy Fung, también retrató el naufragio del restaurante histórico como una trágica escena, de acuerdo a HKFP.

El naufragio del Jumbo entristeció a los residentes que se sintieron ignorados por el PCCh, tras varios pedidos de conservar lo que consideran un patrimonio cultural de la sociedad hongkonesa.

En 2020, cuando el palacio flotante sufría pérdidas casi irreparables, por causa de las restricciones pandémicas sobre los restaurantes y el turismo, Aberdeen Restaurant Enterprises dijo, en ese momento, que no podía mantener el costo de mantenimiento e inspección, y ofreció donar el Jumbo a un parque temático local, sin costo alguno, reportó The New York Times.

Ese mismo año, la exdirectora ejecutiva de Hong Kong, Carrie Lam, dijo que el gobierno cooperaría con el parque temático en “el renacimiento del restaurante flotante”. Pero el plan fracasó y Lam dijo, en mayo, que el gobierno no invertiría el dinero de los contribuyentes en un restaurante, que había acumulado pérdidas.

Finalmente, el PCCh no rescató al emblemático lugar a pesar de las solicitudes, incluso de varios legisladores de Hong Kong. 

Timothy Chui Ting-pong, vicepresidente del partido político Third Side, instó al gobierno de Hong Kong a investigar el incidente y divulgar más información sobre la perdida del barco, informó South China Morning Post.

“Sentimos lástima por este incidente. Hacemos un llamado al gobierno para que revele si los funcionarios marinos ya se habían apoderado de su destino y las rutas marítimas, y para investigar por qué una estructura de este tipo con un alto valor patrimonial se hundiría en las profundidades del mar”, dijo Chui y agregó que el partido había emitido al PCCh una carta al respecto.

Causas y sospechas del hundimiento del Jumbo

Al parecer, el restaurante, el 18 de junio, encontró “condiciones adversas” cuando pasaba por las Islas Xisha, también conocidas como Islas Paracel, en el Mar de China Meridional, y el agua entró en la embarcación, dejándola sumergida por completo, explicó el Aberdeen Restaurant Enterprises Ltd., compañía propietaria del restaurante Jumbo, comunicó a AP.

La compañía dijo que nadie resultó herido, pero que los esfuerzos por salvar la embarcación fracasaron y que, finalmente el 19 de junio, el palacio flotante chino tocó fondo en el mar.

“Como la profundidad del agua era de más de 1000 metros, fue extremadamente difícil llevar a cabo trabajos de salvamento”, dijo la compañía en un comunicado.

El restaurante, de 46 años, sería remolcado para ser reparado y trasladado a un lugar de menor costo de mantenimiento, reportó CNN.

El Jumbo fue revisado por ingenieros marinos que brindaron “todas las aprobaciones pertinentes”, dijo la empresa en el comunicado,  informó BBC.

Por otro lado, la empresa JAEWON 9 que remolcó el Jumbo fuera de Hong Kong hasta su desaparición, también transportó un barco que se hundió en 2021, lo que generó sospechas, comunicó HKFP.

El barco que remolcó JAEWON 9 iba de Hong Kong a Corea del Sur, pero el navío se hundió supuestamente, después de romperse la línea del remolque que los conectaba y debido al mal tiempo no pudieron sacarlo del mar y el barco naufragó. Sin embargo, fue “reconocido como pérdida total”, por el seguro, dijo FleetMon, la base de datos global de barcos.

Aparentemente, el 14 de junio dos barcos operados por Yun Lee Marine Group Holdings remolcaron el restaurante flotante Jumbo fuera del puerto de Aberdeen, antes de entregarlo a JAEWON 9 para llevarlo a mar abierto.

Además, informaron que vieron al barco JAEWON 9 dar una vuelta en U, en el momento en que el restaurante flotante Jumbo se hundió. El barco remolcador estaba al oeste de las islas Xisha, justo antes de las 9 p.m, del 18 de junio.

Extrañamente, también el Departamento de la Marina de Hong Kong dijo que no supo sobre el hundimiento del Jumbo hasta que los gerentes del restaurante dieron el aviso. 

La desconfianza sobre las causas del destino irreparable del palacio flotante se incrementó, en especial, en un contexto sin justicia y donde la represión, censura y encarcelamientos están presentes, tras la imposición de la ley de seguridad nacional del PCCh.

Por Romina García – BLes.com