Redacción BLes – Desde el lunes 7 de noviembre los residentes de Guangzhou están sujetos a las estrictas políticas de cero covid del régimen comunista. Algunos distritos, como Haizhu, están bloqueados con barricadas. Las restricciones se endurecieron por el surgimiento de 12.000 nuevos casos positivos, muchos de los cuales son asintomáticos, en una ciudad de 19 millones de habitantes.

Sin embargo, a pesar de las medidas de confinamiento, los casos aumentaron este lunes 14 de noviembre, pasando de 1000 casos diarios a más de 5000 contagios por día, la mayoría de ellos concentrados en el distrito de Haizhu, un importante centro de la industria textil.

Las redes sociales chinas mostraron videos de cientos de residentes protestando en Haizhu el lunes por la noche, rompieron las barricadas que les impedían el paso y destruyeron los puestos de control, mientras marchaban furiosos por las calles del distrito.

Según algunos testimonios recogidos por SCMP, los residentes que salieron a protestar eran trabajadores migrantes que no querían cumplir con las medidas locales. Las recientes medidas pandémicas ordenaron que los empleados contratados regresaran a sus hogares. Asociaciones locales de la industria textil estuvieron negociando para permitir el retorno de los trabajadores provenientes de Hubei.

CTWANT publicó un video en su cuenta de Youtube mostrando a residentes enojados, que atravesaban las barricadas y marchaban por las calles. En el video se observa a un grupo de personas volcando furiosamente una camioneta de policía, luego aparecía la policía con cañones de agua para dispersarlos.

Según los videos de redes sociales, los disturbios no solo ocurrieron en el centro textil del distrito de Haizhu, también en otros barrios como Kangle y Datang, los vecinos salieron a las calles a protestar contra los cierres de la política cero covid del régimen comunista.

 

Internautas de Twitter mostraron aún más la indignación de los residentes chinos. Un usuario publicó capturas de pantalla de un chat vecinal del distrito de Haizhu. Los vecinos estaban preocupados porque una residente embarazada necesitaba atención médica y no podía salir de su departamento porque estaba bloqueado.

Radio Free Asia publicó que las autoridades locales bloquearon la ciudad de Guangzhou para controlar las protestas. “El lunes por la noche, muchas personas en Guangzhou protestaron contra las estrictas medidas de cierre, incluidos Datang en el distrito de Haizhu, la aldea de Kangle cerca del mercado de telas de Zhongda y la comunidad de Tangxia en el distrito de Tianhe. Algunos trabajadores de la fábrica no estaban satisfechos con la escasez de suministros y rompieron la línea de defensa para derribar el coche de policía”, dice el tuit en chino traducido automáticamente por un traductor online.

Se presume que una mujer embarazada no pudo salir de urgencia al hospital

Usuarios de internet comentaban que una mujer embarazada necesitaba atención médica con urgencia y que los cierres le impidieron salir al hospital.

En Twitter, un usuario publicó un video mostrando a una mujer recibiendo RCP por paramédicos. El internauta, Wanjun Xie, tuiteó: “Guangzhou Haizhu, una mujer embarazada fue encerrada en su casa y no se le permitió ir al hospital cuando dio a luz. ¡Como resultado, tanto la mujer embarazada como su bebé murieron, provocando un motín público!”.

En la publicación de video, se observa a una persona que yacía en el suelo junto a una ambulancia estacionada, y tres miembros del personal médico estaban dando primeros auxilios. Había mucha sangre en el suelo y la gente miraba. En otro segmento del video se muestra a una gran cantidad de personas en las calles, algunas gritaban, otras abucheaban, algunas personas estaban enojadas y arrojaban cosas a los trabajadores pandémicos. Luego, los policías querían forzar los portones para entrar a la comunidad, los ciudadanos intentaban resistir, pero finalmente fueron dispersados ​​por el lado opuesto con cañones de agua a alta presión”. También hay videos que muestran que un ciudadano fue detenido por la policía, el residente tenía las manos en la espalda, aparentemente un policía le pisó el cuello y otro pateó su pierna.

El internauta “Anónimo ZX۵” tuiteó: “Distrito de Haizhu, Guangzhou, el 11.14 hora de Beijing, ¡la gente se puso de pie para resistir la tiranía! Recuerda, esto no es un motín de la gente, ¡esto es para defender los derechos humanos! ¡Por la libertad y la democracia! Culpable del incidente: el partido comunista chino. ¡La implementación de la prevención y el control de epidemias ha resultado en que las mujeres que están a punto de quedar embarazadas no puedan ir al hospital para dar a luz y mueran en casa! ¡Esta es una tiranía malvada!”

El usuario agregó a su publicación capturas de pantallas de chats grupales de los vecinos. Un vecino dijo: “Hay una conmoción, sé por qué está pasando”. Los otros dos preguntaron: “¿Qué? ¿Qué pasó?”, “¿hay una mujer embarazada?”. La persona respondió: “Una mujer embarazada está a punto de dar a luz, y no la dejan salir. ¡La dejan encerrada en su casa! Otra persona dijo: “Hay un motín”, “la gente está protestando”, “se enfrentan con la policía”.

Varios usuarios de Twitter comentaron en los videos de las protestas en Guangzhou. “Ya no considero a las personas como seres humanos”, “espero no reencarnar en China en la próxima vida”. “Esa epidemia es grave y es necesario comprender la naturaleza humana. No hay naturaleza humana, y el control brutal es irrazonable. La resistencia es la victoria al final”, “el trágico bloqueo y el control se cargan en los anales de la historia, y el absurdo y la tiranía son indescriptibles”.

Otro usuario dijo: “No es un motín, es una lucha por los derechos civiles. Los funcionarios obligan a la gente a rebelarse, y no importa cuán estúpidos sean los ciudadanos, algún día despertarán”.

La pandemia empezó en China a finales de 2019, el partido comunista chino fue el primer régimen en el mundo que impuso el confinamiento, centros de cuarentena construidos en 3 días, además de separar a familias enteras de sus hijos pequeños durante días para cumplir con sus políticas covid cero. Estas recientes protestas revelan claramente que el pueblo chino está al límite.

Por Gabriela Serrentino – BLes.com