La señora Bai Liyan, residente del condado de Bin en la provincia de Heilongjiang, China fue juzgada por un tribunal del régimen comunista chino por no renunciar a su creencia espiritual en la disciplina milenaria Falun Gong, conocida también como Falun Dafa, de la Escuela Buda.

El 23 de mayo de 2019 tuvo que comparecer nuevamente ante la corte, luego de los múltiples arrestos y el pago de una condena en el año 2002 de dos años de trabajos forzados en los campos de concentración de Wanjia, ubicados en Heilongjian, de acuerdo con Minghui.org.

La Sra. Bai Liyan. (Minghui)
La Sra. Bai Liyan. (Minghui)

El medio, que reporta diariamente sobre la persecución que sufren los practicantes de Falun Dafa en China, informa que el 9 de noviembre de 2018 fue arrestada junto con otros 118 personas de su misma fe, residentes de varios condados de la misma provincia. Durante su arresto numerosos policías saquearon su casa.

Su hijo adolescente contrae cáncer y muere

La señora Bai Lyan sufre la persecución por practicar Falun Dafa desde el año 1999, cuando el régimen comunista que domina en su país ordenó la persecución contra los casi 100 millones de practicantes de esta disciplina basada en Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

Su pequeño hijo resultó seriamente afectado por el acoso constante que sufría su madre y la condena de esta a trabajos forzados lo sumió en la depresión. Cinco meses después, en noviembre de 2002, se le diagnosticó un raro tipo de cáncer situado detrás de la nariz.

El rápido progreso de la enfermedad hizo que la liberaran para que atendiera a su único hijo, quien falleció en el 2005.

Además de la dolorosa pérdida de su hijo, la Sra. Lyan vio enfermar a su madre de 97 años y a su anciano padre, también de la misma edad, sufrir una gran presión.

Algunos efectos de su práctica

Minghui describe que la mujer, que lleva más de 20 años padeciendo la persecución religiosa en su país, se desempeñaba como una contadora pública muy competente al servicio de un banco.

Una vez que empezó a vivir de acuerdo con los principios de Falun Dafa, su disciplina espiritual, empezó a ser más tolerante y de mentalidad abierta y mejoraron sustancialmente sus relaciones interpersonales con sus colegas, amigos y familiares.

Asimismo, desde cuando empezó con las prácticas en el año 1995 experimentó mejorías significativas en su salud. Su piel ya no le picaba luego de ser expuesta a la luz del sol, y su dolor de cabeza e insomnio también desaparecieron.

No obstante, la persecución constante del régimen totalitario chino hizo que su empleador liquidara su contrato por temor a ser implicado por el sistema político que domina en su país.

Aún no se tienen detalles sobre el veredicto final de la corte contra esta practicante de Falun Dafa.

José Ignacio Hermosa – BLes

Suscríbete a nuestro canal de Telegram y recibe las 5 noticias más destacadas del día de BLes.com.

¿Conoces nuestro nuevo canal de YouTube? ¡Suscríbete haciendo click aquí!