El Sr. Zhao Longzhi y su esposa, la Sra. Luo Na, serán liberados el 20 de enero de 2020, después de permanecer encarcelados 14 años por su fe en Falun Dafa, una práctica de meditación perseguida durante los últimos 20 años por el régimen comunista chino. El hijo de la pareja fue criado por los padres del Sr. Zhao en la provincia de Henan desde que nació, a ambos los privaron de recibir visitas de familiares, por lo que la última vez que vieron a su hijo fue cuando él solo tenía unos meses.

El Sr. Zhao y la Sra. Luo, ambos de 44 años, eran empleados de la planta de energía de Najin en la ciudad de Lhasa, Tíbet, antes de ser arrestados en enero de 2006. Eran asistentes voluntarios de Falun Dafa en Lhasa antes de que comenzara la persecución el 20 de julio de 1999.

El Sr. Zhao Longzhi y su esposa la Sra. Luo Na

Enviados a campos de trabajos forzados por apelar a favor de Falun Dafa

Tras el inicio de la persecución, la pareja emprendió un viaje de miles de millas hacia Beijing para apelar por el derecho a practicar Falun Dafa. Antes de llegar a Beijing, fueron arrestados por la policía tibetana que los había estado siguiendo. Los llevaron de regreso al Tíbet, donde los pusieron bajo vigilancia.

El Sr. Zhao y la Sra. Luo finalmente hicieron un segundo viaje a Beijing en el 2000. Fueron arrestados y golpeados en la Plaza Tiananmen. Después de ser enviados de regreso al Tíbet, ambos fueron condenados a dos años de trabajos forzados y recluidos en el campo de Lhasa.

Las autoridades del campo de trabajos forzados los retuvieron durante quince días más cuando terminaron sus sentencias, porque se negaban a escribir declaraciones que garantizaran que renunciaban a su fe. Después de regresar al trabajo, la pareja fue puesta bajo estricta vigilancia, ni siquiera les permitían tomar descansos en el trabajo.

La Sra. Luo se quedó embarazada en 2003. Ambos obtuvieron permiso para dar a luz a su hijo en la ciudad natal del Sr. Zhao, en la provincia de Henan. Sabiendo que estarían bajo estricta vigilancia y que no se les daría vacaciones al volver al trabajo, la pareja pidió a los padres del Sr. Zhao que cuidaran del bebé.

Sentenciados a prisión por distribuir información sobre Falun Dafa

La policía arrestó al Sr. Zhao y a la Sra. Luo, junto a otra practicante, la Sra. Zhao Hong (sin relación con el Sr. Zhao), el 31 de enero de 2006 bajo la sospecha de distribuir materiales sobre la persecución que sufre Falun Dafa en China. Los tres fueron condenados a 14 años de prisión en octubre de 2006.

El Sr. Zhao Longzhi fue retenido en la prisión de la aldea de Niedang, condado de Qushui, Tíbet. Se vio obligado a realizar trabajos no remunerados y sufrió torturas inhumanas, tanto físicas como mentales. Perdió algunos dientes frontales y tiene muchas dificultades para comer.

Las Sras. Luo y Zhao han sido encarceladas en la prisión de la región autónoma urbana del norte de Lhasa (también llamada la prisión número 1 de la región). La Sra. Luo fue alimentada a la fuerza muchas veces y sufrió palizas así como diversos tipos de tortura. Privaron a ambas de los derechos a recibir visitas y tampoco les permitieron escribir ni llamar a sus familias.

La pareja no ha visto a su hijo en 15 años

El hijo de la pareja fue criado por los padres del Sr. Zhao en la provincia de Henan desde que nació. La última vez que el niño vio a sus padres fue en 2004, cuando solo tenía unos meses, así que no recuerda a sus padres aunque a menudo pregunta por ellos.

Además, después de que el Sr. Zhao y la Sra. Luo fueron encarcelados en 2008, su familia descubrió que la policía había confiscado sus tarjetas de ahorro bancarias por un total de más de 40.000 yuanes (aproximadamente 5780 dólares). Sin embargo, cuando los padres del Sr. Zhao pidieron que se les devolvieran las tarjetas bancarias, les hicieron dar numerosas vueltas solicitando distintos trámites entre la policía, la procuraduría y los funcionarios judiciales y no está claro si la familia acabó recuperando el importe de las tarjetas bancarias.

Fuente: Minghui.

Nota del Editor:

Falun Dafa es una disciplina espiritual de la Escuela Buda que cultiva el cuerpo y la mente haciendo énfasis en la elevación del carácter moral a través de la comprensión de los principios que rigen la práctica: Verdad, Benevolencia y Tolerancia (Zhen Shan Ren), señala el sitio web oficial.

Esta disciplina se realiza generalmente en lugares públicos al aire libre, y fue introducida en el año 1992 por el Sr. Li Hongzhi. Gracias al impacto que tuvo la misma en la salud de los practicantes se presentó un incremento exponencial en el número de personas que hacían la práctica en toda China llegando a los 100 millones.

Sin embargo para el año 1999 el régimen comunista, encabezado por el entonces cabecilla del Partido Comunista Chino, Jiang Zemin, comenzó una intensa persecución en contra de la práctica debido a que sintió que su crecimiento representaba un obstáculo para los intereses del partido. Desde entonces, los practicantes son víctimas de numerosas flagelaciones como trabajos forzados, además de padecer bajo el sistema de sustracción forzada de órganos avalado por el mismo régimen chino.

Te puede interesar: Impactante informe sobre el macabro turismo de trasplantes en China

videoinfo__video2.bles.com||e7ab1c649__

Ad will display in 09 seconds
Temas: Categorías: China Mundo

Querido Lector,

En BLes tenemos un sueño: revivir la honestidad y la verdad.

Actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva, y la gente del mundo está despertando ante la manipulación de la información, las censuras y las fake news.

Nuestros reportajes nunca son influenciados por el interés comercial o político. La prioridad de BLes ha sido siempre, desde de su fundación, reflexionar y reportar sobre política, economía, ciencia, salud y otros temas de actualidad siempre con honestidad y veracidad.

Así, BLes es parte de un cambio trascendental que atraviesa hoy la humanidad, emergiendo como una fuerza recta y virtuosa, guiada por los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El mundo está cambiando, los medios que no han hecho su trabajo profesionalmente e imparcialmente y se han dejado seducir por beneficios materiales o intereses personales, tendrán que desaparecer, porque el mundo ha despertado.

El periodismo tiene que volver a abrazar los valores, porque el mundo quiere la verdad.

Pronto podremos ver que el periodismo será respetado nuevamente. Se volverá creíble, reportará con veracidad y con rectitud. Somos uno de los pioneros de esta nueva manera de contar las noticias, con consciencia de un nuevo mundo basado en los valores.

Ayúdanos a hacerlo realidad. Apóyanos para continuar con esta misión.