Redacción BLes –Según datos de la oficina de refugiados de las Naciones Unidas, en la última década hubo un aumento considerable de chinos del continente y de Hong Kong que buscan asilo político en otros países, siendo la persecución del gobierno, la inestabilidad económica y la falta de libertad las razones más comunes por las que los chinos siguen huyendo de su país.

La cantidad de chinos que dejaron su país pasó de 7.732 en 2010 a 108.071 en 2020, según datos de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados.

Del mismo modo, cerca de 89.200 personas -más del 1% de la población de Hong Kong- se fueron de la isla entre mediados de 2020 y mediados de 2021, según los datos de su Departamento de Censos y Estadísticas.

Las cifras de Hong Kong coinciden con la implementación de la ley de seguridad nacional con la que el Partido Comunista Chino importó sus políticas de persecución, monitoreo y censura a la isla, acabando con la poca autonomía que tenían los hongkoneses.

Con la ley de seguridad nacional, el PCCh terminó con las elecciones libres, ahora solo los candidatos del régimen se pueden presentar para ser parte del órgano legislador de Hong Kong, además del mismo modo que ocurre en China, las redes sociales están bajo estricto monitoreo y los ciudadanos pueden ser procesados por criticar al PCCh.

La intervención del PCCh en la isla también tuvo consecuencias para su economía, ya que muchas compañías conscientes de que bajo el régimen chino no existe el marco legal para hacer negocios, mudaron sus oficinas a Singapur.

Según VOA News, Edwin Lai un residente de Hong Kong dijo: “El ambiente de vida de Hong Kong parece estar deteriorándose, así que estoy buscando un lugar mejor donde pueda vivir una vida más feliz”.

“Hay muchas restricciones aplicadas en muchos ámbitos, desde la libertad de expresión hasta la educación. También hay muchas restricciones y muchas leyes y normas nuevas introducidas”, agregó Lai explicando las razones por las que buscaba salir de Hong Kong.

Curiosamente, y quizás debido al factor del idioma y cuestiones culturales, muchos hongkoneses eligen Taiwán como destino.

De acuerdo a la Agencia Nacional de Inmigración de Taiwán, más de 10.000 chinos de Hong Kong se mudaron en 2020, y la tendencia continuó en 2021 ya que los primeros siete meses hubo 5000 nuevos residentes de Hong Kong en Taiwán.

Taiwán, si bien comparte la misma cultura que China, posee un sistema democrático, libertad de religión y es una de las economías más prósperas del sudeste asiático a pesar de la presión del régimen chino para evitarlo.

Gran Bretaña también fue uno de los destinos más elegidos por los hongkoneses y en la primera mitad del 2021 unos 65.000 se mudaron, en gran medida quizás a que el gobierno británico, en respuesta a la intervención del PCCh en la isla, otorgó una visa especial para británicos en el extranjero a todos los hongkoneses y sus familias.

En cuanto a los chinos del continente, la mayoría elige entre los Estados Unidos, Canadá, y algunos países de Sudamérica, como Ecuador.

La ordalía para los chinos es aún peor que la de los hongkoneses: incluso habiéndose mudado siguen siendo monitoreados, o persiguen a sus familiares que quedaron en China, así que el temor no termina.

Enver Turdi, un uigur de la provincia de Xinjiang que buscó asilo político en Turquía, dice que a medida que se estrechan los lazos entre el PCCh y el gobierno turco, cada vez más uigures son arrestados e investigados a pedido del régimen comunista chino.

“Turquía retiene e investiga a la gente durante meses o un año y no encuentra nada. Una vez que tienen la información correcta, dejan ir a la gente. En mi caso, han pasado tres años y todavía están investigando. China no puede aportar pruebas”, dijo Turdi a VOA.

En otro caso, una mujer uigur que consiguió asilo político en Estados Unidos, supo que tanto su padre como su hermano fueron llevados a campos de concentración donde murieron. Otros familiares también desaparecieron.

Milly, una mujer china que eligió Ecuador como destino ahora se dedica a ayudar a otros migrantes chinos que quieren dejar China y compartió las principales razones por las que sus clientes quieren irse del país.

“Muchos de mis clientes temen que su renminbi (moneda china) se convierta en basura, así que cambian todo el RMB por dólares y lo guardan en casa. Algunos temen que China vuelva a la economía planificada. Especialmente para la generación que ha vivido esos días oscuros, temen que sus propiedades sean confiscadas”.

A pesar de que Siria y Afganistán aparecen como los países que más refugiados produce por la guerra, la extrema pobreza que tiene la población rural china, y escaso acceso a la información en China, hacen difícil conocer la cifra real de chinos que dejarían su país por mejores condiciones.

Alvaro Colombres Garmendia – BLes.com