Redacción BLes – En la región de Xinjiang están ocurriendo algunas protestas pacíficas y reclamos de sus ciudadanos a través de las redes sociales, para poner fin a los estragos de la política cero covid. Muchos están encerrados en sus casas sin alimentos ni provisiones, y como solo pueden expresarse en las redes sociales chinas, los videos de personas pidiendo ayuda desesperadamente por falta de comida se hicieron virales. Algunos denunciaban que sus vecinos hacía días que no comían y que temían lo peor. Hace unos días, trascendió que 22 personas uigures fueron halladas fallecidas por inanición. Sin embargo, en las redes sociales chinas los rumores señalan que la cifra podría ser mucho mayor.

La policía reprime protestas pacíficas en Ghulja

Según un informe de Radio Free Asia, más de 600 jóvenes fueron detenidos en Ghulja, región de Xinjiang, el pasado lunes 12 de septiembre. Las razones para la detención fueron que los jóvenes no estaban obedeciendo la orden de “quedarse en casa” del régimen chino, sino que estaban protestando pacíficamente contra las medidas restrictivas impuestas y la consecuente falta de comida.

La localidad de Ghulja, donde viven más de medio millón de uigures y otras minorías étnicas túrquicas, ha estado bajo un estricto confinamiento forzado desde principios de agosto.

La política cero covid del régimen comunista chino impone confinamientos severos y estrictas medidas de control de la población, así como la limitación total de la vida cotidiana de las personas. Muchos no tienen permitido salir de sus casas, por lo que no pueden abastacerse de alimentos, de este modo los precios de la comida suben abruptamente, ya que las personas tienen que usar los servicios de envíos obligatoriamente. Además, los administradores locales designados para distribuir la comida y los suministros, aumentan aún más los precios para quedarse con algún dinero extra para ellos.

Varios videos posteados en redes sociales chinas a finales de agosto mostraron escalofriantes escenas de uigures pidiendo ayuda, policías que impedían la entrega de suministros a zonas residenciales y ancianos llorando por falta de comida. Los rumores sobre supuestas muertes de ancianos por inanición se divulgaron rápidamente.

Cansados de esta situación, los pobladores de Karadong en Ghulja salieron a protestar pacíficamente para que se cancelaran las medidas restrictivas y así retomar la vida normal.

“Salimos a la luz por las muertes, de lo contrario habríamos permanecido en silencio”, dijo una persona uigur en las redes sociales. “¡Mira a esta gente que salió a la calle! Nosotros, los habitantes de la aldea de Karadong, en la ciudad de Ghulja, salimos a la calle. Ellos [las autoridades] no enviaron ninguna ayuda aquí; por lo tanto, la gente salió a la calle, ya no podía soportarlo más”.

Toda la población fue advertida a través de los medios de propaganda del Partido Comunista Chino de que no saliera de sus casas a protestar, si lo hacían, serían etiquetados como “separatistas” y acusados de “difundir rumores” sobre la situación de la epidemia de COVID-19.

A pesar de las advertencias, la gente de Karadong se manifestó y la policía tuvo que reprimir las protestas. Según informa RFA, el departamento de la policía local informó que detuvo a 617 personas, en su mayoría jóvenes de entre 15 a 19 años. “Muchos de ellos son jóvenes que no tienen idea”, dijo uno de los oficiales responsables de las detenciones, y agregó, “la mayoría de ellos se están arrepintiendo y están reconociendo la benevolencia del gobierno”.

A principios de septiembre, luego del aluvión de videos sobre la desesperante situación de los habitantes en Xinjiang, algunas personas fueron arrestadas y condenadas a cumplir “sentencias administrativas”. Se les acusó de “difundir rumores dañinos” por internet sobre las restricciones y confinamientos.

Muertes por hambre en Ghulja

Según las investigaciones realizadas por RFA Uigur, 22 personas habrían fallecido por inanición en Ghulja. RFA se comunicó con un funcionario de un municipio local y este confirmó que el número de personas fallecidas era de 20 ciudadanos, no 22. “Hay 20 personas que han muerto de hambre. No vuelvas a llamar”, respondió el funcionario.

Otro agente de la Estación Municipal de Respuesta de Emergencia de la ciudad de Ghulja, informó que la cifra ascendía a 22 muertes y se negó a dar más detalles.

Conforme a un video publicado el 15 de septiembre en la plataforma Duoyin, uno de los fallecidos fue Halmutar Ömerjan, el principal delegado del pueblo de Kepekyuzi, en Ghulja.

“Mataron a mi esposo Halmutar Ömerjan, el delegado de Kepekyuzi. Nadie respondió a mis llamadas telefónicas”, dijo la viuda del hombre, Huriyet Bekri, en una declaración en las redes sociales.

Los comentarios y rumores en las redes sociales como Weibo y Duoyin (una red social similar a Tik Tok) señalaban que más personas murieron por hambre, sin embargo, el gobierno local informó a Radio Free Asia que el número de fallecidos asciende a “20 o 22” personas.

En Lhasa, Tíbet, los habitantes están desesperados

Otra de las regiones bajo estrictas medidas de confinamiento es Lhasa, en la región del Tíbet. Los tibetanos de Lhasa están bajo restricciones de la política cero covid desde principios de agosto. “La situación de la epidemia es mala en Lhasa, por favor, presta atención”, comentó un internauta en Weibo el 15 de septiembre.

“Lhasa lleva ya más de un mes de cierre, y, sin embargo, nuestra pequeña comunidad tiene tantos infectados que me pregunto hasta qué punto es efectivo el cierre. ¿Se ha olvidado el Tíbet? Cuando en otros lugares de China hay algunos casos positivos, se convierte en una tendencia. ¿Pero qué pasa con el Tíbet? ¿Y qué pasa con Lhasa?”, publicó otro cibernauta en Weibo.

Otro tibetano escribió: “En cuanto a la situación de la epidemia de Lhasa, las cifras ya eran un poco falsas antes, pero puedo entender que también era para tener en cuenta el sentimiento del público. Personalmente, me da igual cómo se comuniquen los datos, siempre que se gestionen adecuadamente las labores de prevención y control de la epidemia, entonces se podrá levantar pronto el bloqueo y nadie dirá nada al respecto. Pero ya ha pasado un mes, y en una ciudad con unos cientos de miles de habitantes, el manejo de la epidemia es cada vez peor. Muchas personas de mi entorno ni siquiera han salido de casa e inexplicablemente han dado positivo. Mientras tanto, los que dieron positivo están en cuarentena junto con las personas que aún dieron negativo, es un terrible desastre”.

El régimen chino advierte en las redes sociales

En la región del Tíbet, un funcionario chino en Lhasa emitió un aviso en el que advertía a los residentes que no compartieran ninguna noticia o información relacionada con la COVID en las redes sociales.

El gobierno local de Ghulja publicó advertencias de censura en las redes sociales chinas “a partir de hoy y hasta el 18 de septiembre, nadie puede compartir ninguna noticia, ningún gráfico con noticias escritas, ni imágenes de expresiones desesperadas o vídeos en las redes sociales, especialmente en los chats separados porque nuestro país celebrará su Congreso Nacional el 18 de octubre”.

El XX Congreso Nacional del Partido Comunista Chino es un evento importante para el país, ya que se decidirá quién sigue al mando del régimen. Analistas y expertos coinciden en que Xi Jinping logrará su tercer mandato, algo inédito para el partido comunista y que ninguno de los líderes anteriores pudo lograr.

Por Gabriela Serrentino – BLes.com