El régimen comunista chino prohibió el ingreso a Hong Kong del director ejecutivo de Human Rights Watch (HRW, por la sigla en inglés), en represalia por los disturbios sucedidos en la ciudad, de los que acusa a varias ONG internacionales.

Para Kenneth Roth, el jefe de HRW, esta reacción del régimen es parte de “un ataque intensivo” dirigido contra las agencias internacionales de derechos humanos, señaló el medio alternativo Breitbart.

“Esperaba destacar el creciente asalto de Beijing a los esfuerzos internacionales para defender los derechos humanos”, dijo Roth.

“La negativa a dejarme entrar en Hong Kong ilustra vívidamente el problema”, agregó el ejecutivo en la página web de la organización que preside.

Roth planeaba dar una conferencia de prensa en Hong Kong el 15 de enero, para informar sobre el estudio global de HRW sobre derechos humanos.

“Mi denegación de entrada palidece en comparación con el hostigamiento que los activistas chinos soportan habitualmente: cárcel, tortura y desaparición forzada simplemente por tratar de asegurar los derechos básicos de sus conciudadanos”, afirmó Roth reiterando la represión de que son víctimas los habitantes de Hong Kong.

Por su parte el Ministerio de Asuntos Exteriores del régimen chino amenazó en diciembre con imponer “sanciones” a HRW y otras organizaciones estadounidenses prodemocracia.

Las violaciones a los derechos humanos y la represión violenta perpetrada por el régimen comunista contra los habitantes de Hong Kong han sido ampliamente documentadas.

Uno de los casos filmados muestra el atropello causado por cuatro hombres uniformados y una mujer a una joven.

Estos miembros del régimen chino doblegaron violentamente a la joven que protestaba en defensa de los derechos que son violados en Hong Kong, de acuerdo con un video del 22 de noviembre.

Son varias la personas que han muerto en medio de las manifestaciones ocurridas en Hong Kong, y se registró un número mayor de suicidios causados, aparentemente, por la misma causa.

Las protestas de los habitantes de Hong Kong tienen lugar desde hace siete meses, y su lucha es apoyada por el presidente estadounidense Donald Trump y algunos de los senadores de su país.

En este sentido el presidente Trump firmó el 27 de noviembre un acto legislativo en apoyo de los manifestantes prodemocracia en Hong Kong, a pesar de la oposición del Partido Comunista Chino.

“Respaldo a [quienes protestan en] Hong Kong. Estoy a favor de la libertad. Estoy de acuerdo con todas las cosas que queremos hacer”, dijo Trump a “Fox & Friends” el 24 de noviembre.

Por su parte cientos de habitantes han solicitado apoyo internacional, incluso pidiendo al Reino Unido la abolición de la Declaración Conjunta Sino-británica, mediante la cual se le confió la administración de la ciudad al régimen chino, con la esperanza de obtener la libertad democrática en esta importante ciudad.

José Ignacio Hermosa – BLes

Enlace a la licencia de la foto: CC-BY-3.0-DE.

Te puede interesar: Trump se enfrenta a China en comercio y derechos humanos

videoinfo__video2.bles.com||5bdca3a8f__

Ad will display in 09 seconds