Redacción BLes.com – El impacto de 60.000 metros cúbicos de agua por segundo que presionan desde hace semanas la gigantesca represa de las Tres Gargantas en China, parecen causar daños estructurales que presagian una inundación sin precedentes. 

Unos 38 millones de personas estarían siendo advertidas en secreto por el régimen chino para que se retiren del área que habitan, la cual podría ser arrasada bajo 76 metros de agua turbulenta en algunas áreas, según rumores citados por The Sun. 

Por su parte el líder del Partido Comunista de China (PCCh), Xi Jinping, reconoció que “la situación de la prevención de las inundaciones es sombría”, de acuerdo con Taiwan News del 13 de julio.

La fuertes lluvias han hecho que treinta y tres ríos alcancen niveles récord, y la situación hace que 433 ríos estén bajo alerta, de acuerdo con el Ministerio de Recursos Hídricos durante una reunión informativa en Beijing el lunes, informó AFP. 

De romperse los muros de contención el gran volumen de agua que contiene se desplazaría a 100 kilómetros por hora, luego se romperían otras represas menores aumentando la catástrofe.

Alrededor de 45 millones de personas sufrirían a causa de la inundación. 

De hecho, los daños registrados hasta ahora por las inundaciones causaron al menos 141 muertos, destruyeron 28.000 casas, y arrasaron cultivos avaluados en 11.000 millones de dólares. 

El área que resultaría afectada se conoce como el Cinturón económico del río Yangtsé (YREB, por la sigla en inglés) que genera un PIB de más de $ 6.5 billones de dólares, equivalentes aproximadamente a la mitad del PIB de toda la producción del régimen chino. 

Es de tener en cuenta que la empresas vinculadas con el PCCh producen cerca del 28% de todas las manufacturas a nivel mundial y que más de la mitad corresponde al YREB.

De ocurrir el colapso de la Represa de las Tres Gargantas el 15% de la producción mundial se interrumpiría en 24 horas, según los cálculos.

Además afectaría a la población porque las importaciones de alimentos, un elemento crítico para China, se retrasarían por la creación de un cuello de botella en la distribución de los contenedores refrigerados en el puerto de Shanghai.

José Hermosa – Redacción BLes.com