Los compradores de una tienda en Shanghái, entraron en pánico luego de que las autoridades sanitarias ordenaron un confinamiento por COVID-19

Para nadie es un secreto que China vive duros momentos de confinamiento por COVID-19 estos últimos meses. Recientemente a través de las redes sociales circuló un video publicado por la periodista estadounidense, Jessica Yellin, donde se observan escalofriantes imágenes en Shangai con respecto a este tema.

El video en China

Según lo reseñado por la periodista, la escena fue grabada en pasado sábado 13 de agosto en Shanghai, donde se puede observar a los compradores dentro de un establecimiento comercial, quienes comenzaron a empujar las puertas de la tienda con el fin de abrirlas para no quedar atrapados dentro de ella como parte de un nuevo confinamiento por COVID-19 que acababan de decretar.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Jessica Yellin (@jessicayellin)

“El bloqueo se hizo cumplir después de que los funcionarios supieran que un visitante había sido expuesto a un niño de 6 años con Covid-19 asintomático, expresó la periodista en un post de Instagram.

Esto se ha convertido en una escena familiar en todo el país asiático, mientras la gente intenta huir de los encierros obligatorios que se han implementado como parte de la estrategia de China Covid Zero.

Confinamiento por COVID-19 en China

Cabe destacar que apenas el pasado mes de junio, los 25 millones de residentes de Shanghái finalmente salieron de un confinamiento estricto después de dos meses. 

Esta medida se tomó luego de que los casos subieron a más de 13.000 por día, pese a que comparado con otras situaciones internacionales, las cifras no eran tan altas.

El país ha registrado menos de 15.000 muertes desde que comenzó la pandemia de COVID-19, según la Universidad Johns Hopkins. Informó la BBC.

Sin embargo, las medidas adoptadas han generado preocupación por el impacto que tendrá en la economía las estrictas reglas, incluidas las pruebas masivas y los confinamientos locales.

Emery Barreto – miamidiario.com