Redacción BLesSegún informó un impactante reporte de la revista Forbes, la empresa matriz de TikTok, ByteDance, habría estado utilizando la aplicación como herramienta para monitorear la ubicación física de determinadas personas en los Estados Unidos.

El proyecto depende del departamento de Auditoría Interna y Control de Riesgos de ByteDance, el cual tiene la función de investigar posibles conductas indebidas por parte de empleados actuales y anteriores de la compañía. El mismo reporta directamente al cofundador y director ejecutivo de ByteDance, Rubo Liang.

La polémica compañía realiza periódicamente auditorías e investigaciones de sus empleados de TikTok y ByteDance, en busca de infracciones, tales como conflictos de intereses y mal uso de los recursos de la empresa, así como por la divulgación de información confidencial.

Pero según la investigación publicada por Forbes, el equipo de auditoría también planeó recopilar datos sobre la ubicación de ciudadanos estadounidenses que nunca tuvieron una relación con TikTok o su empresa matriz. 

Como era de esperar, la portavoz de TikTok, Maureen Shanahan, le quitó importancia al asunto y afirmó que la aplicación recopila la información de ubicación de los usuarios mediante su IP, con el supuesto objetivo de ayudar a mostrarles contenido y anuncios relevantes según sus movimientos y costumbres.

Sin embargo, Forbes asegura que acorde a los materiales revisados por ellos mismos, queda en evidencia que el equipo de auditoría interna de ByteDance planea utilizar la información de ubicación para espiar a ciudadanos estadounidenses individuales, sin ningún otro propósito.

En septiembre de este año, el presidente de los Estados Unidos Joe Biden firmó una orden ejecutiva en la cual se detallan los puntos críticos que el Comité de Inversión Extranjera en los Estados Unidos (CFIUS, por sus siglas en inglés) debe considerar al evaluar empresas de propiedad extranjera.

CFIUS habría estado investigando si la empresa matriz de TikTok permitió  que el régimen comunista chino tuviera acceso a la información personal sobre los usuarios de TikTok de Estados Unidos. 

En otro informe publicado el 25 de octubre por Forbes, detalla cómo el equipo de ByteDance dirigió múltiples auditorías e investigaciones sobre el ex director de seguridad global de TikTok con sede en Estados Unidos, Roland Cloutier.

Cloutier fue supuestamente contratado para supervisar los esfuerzos para minimizar el acceso de los empleados con sede en China a los datos de los usuarios estadounidenses. TikTok lo contrató como su Director de Seguridad Global en marzo de 2020, poco después de que el CFIUS ordenara la mencionada investigación sobre la aplicación y su relación con el régimen chino.

La firma china anunció la contratación de Cloutier, un veterano de la Fuerza Aérea estadounidense, como forma de demostrar su compromiso con las preocupaciones sobre la ciberseguridad y las acusaciones que la implican con el régimen comunista y sus campañas de espionaje. 

Pero según los testimonios de los propios empleados a los que tuvo acceso Forbes, los esfuerzos de Cloutier para llevar a cabo un sólido equipo de seguridad cibernética fueron constantemente obstaculizados por el departamento de Auditoría Interna y Control de Riesgos de ByteDance que opera desde Beijing.

En septiembre al menos cinco empleados de jerarquía dejaron de trabajar en TikTok argumentando que no era posible contribuir con la toma de decisiones clave de la empresa. Poniendo en evidencia una vez más que la compañía está completamente dirigida desde Beijing siguiendo sus intereses particulares.

“He estado en esta industria por mucho tiempo. No quiero que me digan qué hacer”, dijo uno de los jefes que decidió abandonar la compañía.

Actualmente, TikTok está negociando una especie de acuerdo de seguridad nacional con CFIUS, el cual, de aprobarse, regirá la forma en que la aplicación debe manejar los datos personales de los usuarios estadounidenses.

TikTok registra tus comportamientos aunque no estés utilizando la aplicación

La información publicada por Forbes sobre TikTok se dio a conocer a penas unas semanas después de Consumer Reports reveló en una investigación que la red social utiliza ciertos mecanismos que le permite rastrear el comportamiento de sus usuarios en la web, sus consumos e intereses incluso cuando la persona no tiene en uso la aplicación.

Según la investigación, la plataforma utiliza estas técnicas de robo de información en todos los países donde está activa. 

Los rastreadores que utiliza son conocidos como “píxeles” y están depositados en millones de páginas webs y aplicaciones con la misión de registrar cierta información de los usuarios la que luego es transferida directamente a su matriz ByteDance.

Luego esta información es utilizada para orientar anuncios a clientes potenciales y medir el alcance de los mismos.

Melanie Bosselait, portavoz de TikTok, reconoció que la empresa utiliza este mecanismo para recopilar datos, los cuales supuestamente se “utilizan para mejorar la eficacia de los servicios publicitarios”. También se defendió afirmando que “las otras plataformas” lo hacen de la misma manera.

En parte es cierto, otras plataformas y redes sociales como Facebook y Google son acusadas de utilizar mecanismos similares, de hecho están siendo investigadas por la justicia de los Estados Unidos para determinar de qué modo recopilan, almacenan y utilizan la información de sus usuarios. 

El agravante en el caso de TikTok es que si realmente está enviando la recopilación de datos a su empresa matriz en Beijing, es muy probable que éstos terminen en manos del aparato de inteligencia del régimen comunista, cuyos estrechos lazos con ByteDance son conocidos.

El régimen chino, quien se encuentra en medio de una feroz guerra comercial con Occidente y al borde de un enfrentamiento real con algunas de las potencias mundiales como Estados Unidos, ha demostrado en su propio país no tener tapujos para hacer uso de la información privada de las personas para cumplir con sus objetivos. 

Por lo cual, los temores que indican que el régimen podría tener acceso a los datos de los estadounidenses y de otros países occidentales son bien fundados y necesitan un tratamiento urgente. 

Por todos estos motivos que prueban cómo el PCCh logra de algún modo penetrar en Occidente, se ha identificado a la red social TikTok como un “caballo de Troya” que el régimen chino utiliza para influir en los estadounidenses a través de lo que ven, oyen y, en última instancia, piensan.

Andrés Vacca –Redacción BLes