Redacción BLes- En el mes de octubre, Taiwán celebró su día nacional con más 500 drones que sobrevolaron el cielo acompañando el festejo. Pero recientemente un informe reveló que estos drones fueron fabricados en China, el funcionario Lu Mingzhe, expuso en el Yuan legislativo el origen de los drones y exigió una investigación por los riesgos que representa para Taiwán.

Lu Ming-che, diputado del Partido Kuomintang (KMT) denunció que los casi 600 drones que iluminaron la noche del 10 de octubre,y formaron la bandera de Taiwán con el lema: “Protege el territorio y defiende el país”, eran drones Emo de última generación fabricados en Shenzhen, China.

Según el informe, la empresa Taiwan Hope Innovation Company, conocida como la luz de Taiwán, ahora bajo investigación, estaba a cargo del equipo de drones que fueron parte de la celebración ese día.

Lu explicó el preocupante riesgo al que se expusieron   la presidente Tsai Ing-wen, los legisladores, funcionarios militares que se encontraban en el lugar en la celebración.

“Encuentras un dron en Kinmen y te apresuras a derribarlo. Pero obtienes 500 o 600 drones volando sobre la presidente y el orador legislativo, y nadie lo sabe”, dijo Lu.

En respuesta, el Primer Ministro, Su Tseng-chang, dijo que iniciará una investigación para descubrir cómo los drones chinos terminaron siendo parte de la celebración. 

Por otra parte, el Ministro de Defensa, Chiu Kuo-cheng, disipó las preocupaciones de que los drones civiles fabricados en China podrían representar un riesgo para la seguridad, incluso si los militares los utilizaran.

“Nuestros drones militares son desarrollados por el Instituto Nacional de Ciencia y Tecnología Chung-Shan. También podemos usar drones civiles, y hemos incorporado algunos a los militares”, dijo Chiu.

 “Pero en ese caso, hay varias reglas. La primera es que no se pueden fabricar en China. La segunda es que todo lo relacionado con información clasificada debe seguir las reglas”, agregó Chiu.

En ese sentido, el Instituto Nacional de Ciencia y Tecnología Chung-Shan, que fabrica los drones militares, tiene estrictas reglas para la utilización de drones, entre ellas, que dichos drones no pueden ser realizados con financiación china, y tampoco provenir de fabricación china.

Hasta el momento, la Administración de Aviación Civil de China no ha encontrado registros de importación de estos drones, por lo que se sospecha que son de contrabando.

Aparentemente, los drones podrían haber robado información clasificada, ya que se sabe que desde 2019 los drones chinos son considerados una herramienta de espionaje del Partido Comunista Chino (PCCh), por esta razón, la investigación es de suma importancia para Taiwán.

Drones fabricados en China pueden robar datos

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) de los Estados Unidos, en 2019 emitió un informe que revela que los drones fabricados en China pueden enviar datos confidenciales al régimen chino.

Los drones son un “riesgo potencial para la información de una organización”, afirmó la DHS. Los productos “contienen componentes que pueden comprometer sus datos y compartir su información en un servidor”. 

Aunque el informe no nombra a ningún fabricante específico, el 80 % de los drones chinos tiene su sede de fabricación en Shenzhen.

El informe alerta de la DHS explica que muchos dispositivos como drones y sistemas de aviones no tripulados de fabricación china pueden recopilar y transferir datos sobre operaciones, personas y entidades, debido a que el PCCh obliga a sus ciudadanos a apoyar actividades de inteligencia nacional, estos drones pueden cumplir tal función.

La advertencia del DHS, proviene de una orden firmada por el ex presidente Donald Trump en ese momento, luego de prohibir a las empresas estadounidenses usar equipos de telecomunicaciones fabricados por la empresa china Huawei, acusada de espionaje.

Además, el DHS advirtió a los usuarios que “tengan cuidado al comprar” drones de China y que tomen medidas de precaución como apagar la conexión a Internet del dispositivo y quitar las tarjetas digitales seguras.

En este sentido, si se confirma que los drones usados durante la celebración del Día Nacional son de fabricación china, es posible que Taiwán haya sufrido el robo de información y de datos del PCCh.

Intimidación del régimen chino a través de drones

El ministerio de defensa taiwanés dijo que China aumentó su provocación militar desde comienzos de este año, con el objetivo de “forzar a las negociaciones con una guerra” y “forzar una unificación a través de armas”.

Las provocaciones a Taiwán por parte del régimen chino se han incrementado con la intromisión de 30 drones sobrevolando el espacio aéreo del país insular, desde la visita de la presidente de la Cámara de Representantes de EE. UU., Nancy Pelosi en agosto pasado.

Jie Zhong, analista de la Fundación de Investigación de Política Nacional de Taiwán, dijo: “China está utilizando este acoso para aumentar la presión sobre nosotros y luego escalar deliberadamente algunas tensiones en torno a Taiwán”, “Que sea un dron civil no significa que no tenga nada que ver con fines militares”.

En ese sentido, el Ministerio de Defensa de Taiwán informó que en mayo de este año aprobó un presupuesto de 146 millones de dólares estadounidenses para comprar sistemas de defensa de drones diseñados por el Instituto Nacional de Ciencia y Tecnología Chung Shan (NCSIST).

El pasado 31 de agosto, el organismo declaró que, además de un control estricto de los drones chinos que ingresan al espacio aéreo de Taiwán, es necesario evaluar la amenaza y ejercer el “derecho a contraatacar en defensa propia”.

Actualmente, las amenazas provienen directamente del ingreso sin autorización de drones en el espacio aéreo de Taiwán.

El 1 de septiembre, el Comando de Defensa de la isla Kinmen, tuvo que actuar por primera vez y derribar un dron no identificado que ingresó al espacio aéreo sin autorización.

El dron, supuestamente era operado por civiles, pero entró en aguas restringidas cerca de Shiyu y las tropas lo derribaron tras varios intentos de advertencias, según el Ministerio de Defensa de Taiwán.

Se sabe que los drones chinos de última generación pueden actuar como espías, grabar y robar información clasificada, en ese sentido ¿Cuáles serán las consecuencias para Taiwán, de tan grande intromisión del PCCh?

Por Romina García – BLes.com