El telescopio Gemini North, situado en la cima de Maunakea, en Hawai, detectó los sistemas espirales en interacción a unos 60 millones de años luz de distancia

Los astrónomos han quedado sorprendido al ver como dos galaxias se han empezado a fusionar, lo que podría originar una Vía Láctea. Así lo informó la periodista Ashley Strickland, del portal CNN.

Los sistemas fueron encontrados por el telescopio Gemini North, situado en la cima de Maunakea, en Hawai y están ubicados interacción a unos 60 millones de años luz de distancia, en la constelación de Virgo.

La pareja de galaxias, NGC 4567 y NGC 4568, también conocidas como Mariposa, acaban de empezar a colisionar a medida que la gravedad las acerca.

Galaxias están a 20.000 años luz

Según los astrónomos  que chequearon las imágenes del telescopio Gemini North, los sistemas estarían a 20.000 años luz de la tierra.

Los expertos indicaron que a medida que pasen millones de años, este entrelazamiento galáctico consumirá o dispersará el gas y el polvo necesarios para desencadenar el nacimiento de estrellas.

Una vez que el par de Galaxias  se una, la formación resultante puede parecerse más elíptica Messier 89, también situada en la constelación de Virgo, en donde se formaría la Vía Láctea.

Nueva fusión para la Vía Láctea no destruirá sistema solar

En el informe  presentado por los científicos de la NASA indicaron que es poco probable que nuestro sistema solar sea destruido cuando la Vía Láctea y Andrómeda se fusionen.

Sin embargo, señalaron que el Sol podría terminar en una nueva región de la galaxia, y el cielo nocturno de la Tierra podría tener algunas nuevas vistas espectaculares.

Otro de los puntos importantes es que el halo de Andrómeda, que es invisible a simple vista, tendría tres veces la anchura de la constelación de la Osa Mayor, que empequeñece cualquier otra cosa en nuestro cielo.

Daniel Parra – miamidiario.com