Redacción BLes – Un equipo de científicos detectó anomalías sísmicas cerca a un volcán de la remota región rusa de la Península de Kamchatka, Siberia, el cual hasta ahora era considerado extinto. La investigación indica que si se produce una erupción podría ser de una magnitud tan catastrófica como la del Vesubio, Pompeya en el 79 d.C.

El día 5 de junio la Academia de Ciencias de Rusia de Siberia informó a través de una publicación realizada en la revista Journal of Volcanology and Geothermal Research que el volcán Bolshaya Udina se encuentra activo.

Según la BBC, la investigación encabezada por Ivan Kulakov, en conjunta participación con investigadores de Arabia Saudita, Rusia y Egipto, consistió en instalar cuatro estaciones sísmicas que llevaron a cabo el monitoreo del complejo volcánico a lo largo de dos meses en el 2017.

Los sismos identificados por el equipo de investigadores se han producido a unos 4.8 kilómetros bajo tierra / Academia de Ciencias de Siberia

“Estas actividades sísmicas pueden indicar la presencia de intrusiones de magma con alto contenido de fluidos, lo que puede justificar el cambio del estado actual de este volcán de extinto a activo”, señalaron los investigadores.

Los sismos se estaban dando a una profundidad de 4.8 kilómetros. A su vez los expertos también observaron que en el área del volcán existe una conexión que empalma con la zona del Tolud, un territorio que contendría altas cantidades de magma.

De acuerdo con La Gran Época, los investigadores en geofísica de la Academia de Ciencias de Rusia sólo registraron actividad débil desde que comenzaron a realizar monitoreos en la región de Kamchatka en 1961.

No obstante, “desde el otoño de 2017 los temblores comenzaron a ocurrir más, y su fuerza está aumentando gradualmente”, anunciaron los expertos.

En declaraciones con CNN, Kulakov señaló que “hay alrededor de un 50% de posibilidades de que el Bolshaya Udina haga erupción”. “O podría simplemente liberar la energía sin problemas en unos pocos meses, o podría desaparecer sin ninguna erupción”.

Sin embargo el científico también advirtió: “Si el volcán entra en erupción, podría representar una amenaza importante para las pequeñas aldeas cercanas, aunque no hay mucha gente alrededor”.

De producirse una erupción también podría traer como consecuencia un efecto sobre el clima en diferentes partes del mundo, la ceniza arrojada por el volcán podría extenderse más allá del territorio ruso y provocar inconvenientes en el tráfico aéreo.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram y recibe las 5 noticias más destacadas del día de BLes.com.

¿Conoces nuestro nuevo canal de YouTube? Suscríbete haciendo click aquí.

Temas: Categorías: Ciencia