Redacción BLes – Los geofísicos Jessica Irving y Wenbo Wu de Princeton, Estados Unidos, descubrieron una enorme cadena montañosa en las profundidades de la Tierra, unos 660 kilómetros bajo nuestros pies, de acuerdo a un comunicado publicado en Science en febrero de este año.

Al carecer de un nombre formal para esta capa, los investigadores simplemente lo llamaron “el límite de 660 km”.

Para mirar la Tierra en profundidad, los científicos usan las ondas sísmicas más poderosas del planeta, generadas por terremotos masivos. En este caso, los datos clave provinieron de ondas sísmicas recogidas después de un terremoto de magnitud 8.2, el segundo terremoto más grande jamás registrado, que sacudió a Bolivia en 1994. 

“Los terremotos tan grandes no aparecen muy a menudo… Tenemos suerte ahora que tenemos muchos más sismómetros que hace 20 años. La sismología es un campo diferente al de hace 20 años, entre instrumentos y recursos computacionales”, dijo la Dra. Irving en un comunicado.

Para simular el comportamiento de las ondas sísmicas en las profundidades de la Tierra, los investigadores utilizaron el grupo de supercomputadoras Tiger.

Más grandes que cualquier otra cosa en la superficie de la Tierra

Los investigadores se sorprendieron por lo accidentado que es ese límite, más que la capa superficial en la que vivimos. “En otras palabras, una topografía más fuerte que las Montañas Rocallosas o los Apalaches está presente en el límite de 660 km”, dijo el Dr. Wu, principal autor del artículo de divulgación.

Montes Apalaches. (A. Duarte / Flickr)
Montes Apalaches. (A. Duarte / Flickr)

Su modelo estadístico no permitió determinaciones de altura precisas, pero existe la posibilidad de que estas montañas sean más grandes que cualquier otra en la superficie de la Tierra.

La rugosidad no estaba distribuida igualmente, tampoco. Al igual que la superficie de la corteza tiene fondos oceánicos lisos y montañas masivas, el límite de 660 km tiene áreas montañosas y también llanuras. Los investigadores también examinaron una capa 410 kilómetros hacia abajo, en la parte superior de la “zona de transición” del manto medio, y no encontraron una rugosidad similar.

“Las capas profundas de la Tierra son tan complicadas como lo que observamos en la superficie”, señaló la sismóloga Christine Houser, profesora asistente del Instituto de Tecnología de Tokio, que no participó en esta investigación. 

Importancia del hallazgo

La presencia de cadenas montañosas en el límite de 660 km tiene implicaciones significativas para comprender cómo se formó y sigue funcionando nuestro planeta. Esa capa divide el manto, que constituye aproximadamente el 84 por ciento del volumen de la Tierra, en sus secciones superior e inferior.

Bajo la corteza terrestre existe un mundo interno lleno de montañas gigantescas y llanuras, como en la superficie del planeta. (publicdomainpictures)
Bajo la corteza terrestre existe un mundo interno lleno de montañas gigantescas y llanuras, como en la superficie del planeta. (publicdomainpictures)

“Es fácil suponer, dado que solo podemos detectar las ondas sísmicas que viajan a través de la Tierra en su estado actual, que los sismólogos no pueden ayudar a comprender cómo ha cambiado el interior de la Tierra en los últimos 4.500 millones de años”, comentó la Dra. Irving.

“Lo que es emocionante de estos resultados es que nos brindan nueva información para comprender el destino de las antiguas placas tectónicas que han descendido al manto y donde el material del manto antiguo aún podría residir”, añadió.

“La sismología es más emocionante cuando nos permite comprender mejor el interior de nuestro planeta tanto en el espacio como en el tiempo”, concluyó la investigadora.

Crédito de la foto de portada: Mike Beales/Flickr.

[descarga nuestra APP para recibir nuestro contenido destacado]

¿Conoces nuestro nuevo canal de Youtube? ¡Suscríbete!

Temas: Categorías: Ciencia

Querido Lector,

En BLes tenemos un sueño: revivir la honestidad y la verdad.

Actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva, y la gente del mundo está despertando ante a la manipulación de la información, las censuras y las fake news.

Nuestros reportajes nunca son influenciados por el interés comercial o político. La prioridad de BLes ha sido siempre, desde de su fundación, reflexionar y reportar sobre política, economía, ciencia, salud y otros temas de actualidad siempre con honestidad y veracidad.

Así, BLes es parte de un cambio trascendental que atraviesa hoy la humanidad, emergiendo como una fuerza recta y virtuosa, guiada por los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El mundo está cambiando, los medios que no han hecho su trabajo profesionalmente e imparcialmente y se han dejado seducir por beneficios materiales o intereses personales, tendrán que desaparecer, porque el mundo ha despertado.

El periodismo tiene que volver a abrazar los valores, porque el mundo quiere la verdad.

Pronto podremos ver que el periodismo será respetado nuevamente. Se volverá creíble, reportará con veracidad y con rectitud. Somos uno de los pioneros de esta nueva manera de contar las noticias, con consciencia de un nuevo mundo basado en los valores.

Ayúdanos a hacerlo realidad. Apóyanos para continuar con esta misión.