Redacción BLes – El Banco Mundial modificó sus pronósticos sobre el crecimiento económico de China en 2022. En abril, la entidad financiera había establecido un crecimiento del PBI de 5 por ciento anual, sin embargo las consecuencias de la política cero covid y la crisis del mercado inmobiliario redujeron la tasa de crecimiento esperada a 2,8 por ciento.

Los expertos y analistas económicos esperaban un mayor crecimiento de la economía en este 2022, sin embargo a pesar de algunos indicadores positivos que reflejan una recuperación moderada, China no ha logrado alcanzar las metas.

Los retornos de ganancias en los sectores industriales tampoco alcanzaron las proyecciones de principios de este año, de hecho se redujeron más rápido de lo esperado desde enero hasta agosto. Según la Oficina Nacional de Estadísticas del país asiático, la caída de la rentabilidad es de 2,1 por ciento en los siete meses del 2022. Varios conglomerados de producción industrial se vieron afectados por la política cero covid y tuvieron que suspender todas las actividades.

De enero a agosto de este año, 25 de los 41 principales sectores industriales sufrieron una caída en sus ingresos. El crecimiento del sector minero se desaceleró un 88,1 por ciento anual, y el sector de manufactura mostró una caída del 13,4 por ciento, acentuando el descenso registrado en julio.

Algunos de los indicadores que muestran una relativa recuperación moderada son las ventas minoristas, que aumentaron un 5,4 % interanual en agosto, y las ventas de automóviles con un 15,9 % de crecimiento interanual. Los recortes de impuestos y el aumento de subsidios a la industria automotriz impulsaron este crecimiento.

“China acelerará la aplicación de las políticas de expansión de la demanda y promoverá una recuperación sostenible y estable de la economía industrial”, declaró Zhu Hong, estadístico principal de la Oficina Nacional de Estadísticas.

Algunos analistas no son optimistas sobre la economía china en el corto plazo. “La recuperación económica se enfrenta a más incertidumbres, ya que el impulso se vio perturbado por una serie de factores inesperados y externos, como el clima extremadamente caluroso, las restricciones regionales de energía y los brotes de COVID”, dijo Bruce Pang, economista jefe de Jones Lang Lasalle.

Nomura, una empresa internacional de servicios financieros con sede en Japón, comentó que “la perspectiva para el próximo año parece inusualmente poco clara, aunque ya estamos al final del tercer trimestre”. “Beijing continúa disparando a toda máquina para acabar con el coronavirus, y aún tiene que publicar una hoja de ruta clara para salir de su estrategia de cero covid”, agregó.

La multinacional financiera estadounidense, Morgan Stanley, destacó la importancia y la urgencia en cambiar y reestructurar la política cero covid del régimen chino para contrarrestar los efectos sobre la economía china. “El debilitamiento de las exportaciones y del mercado inmobiliario significa que la fuente restante de apoyo al crecimiento es el consumo, en nuestra opinión. Para desencadenarla, es necesario un cambio en el enfoque de gestión de la COVID de China”, dijo Morgan Stanley en un artículo de investigación.

“Esperamos que los responsables políticos tomen medidas importantes en los próximos meses que permitan la reapertura a partir de la primavera de 2023”, señaló la multinacional.

“La economía china se estabilizó”

El primer ministro Li Keqiang, uno de los principales aliados de Xi Jinping, dijo que “la economía del país en general se estabilizó” y que el último trimestre del año definirá los resultados económicos.

En una reunión mantenida con altos líderes del Partido el 28 de septiembre, Li Keqiang reconoció que los primeros meses del año experimentaron un estancamiento causado por “factores inesperados”, y señaló que el estado chino debe seguir brindando subsidios, refinanciar préstamos, garantizar la logística para mantener la cadena de suministro, y otras medidas.

Las severas olas de calor que afectaron a algunas provincias, también provocaron escasez de energía, por lo que se impusieron medidas de racionamiento energético que ocasionó cierres de fábricas, negocios y empresas por varios días.

A fines de agosto, el gobierno implementó más paquetes de ayuda económica para reactivar la economía; y a mediados de septiembre, Li Keqiang extendió un recorte impositivo destinado a pequeñas empresas y subsidios adicionales de 200.000 millones de yuanes para las industrias manufactureras y de servicios.

¿La política cero covid cambiará con el próximo XX Congreso?

Con el próximo XX Congreso del Partido a realizarse en octubre, varios expertos y analistas sobre China se preguntan qué pasará con la política cero covid, la cual es responsable de gran parte del estancamiento económico del país.

El director general de China Beige Book, Shehzad Qazi, comentó que Xi seguirá con la política cero covid. “Segmentos del mercado predicen el fin de cero covid después del congreso del partido”, dijo Qazi.

“De hecho, es más probable que el criterio con el que Xi mida el éxito de las medidas de salud siga siendo la salud, no el PBI. Hasta que el lado de la salud mejore de una forma u otra, aquellos que apuestan por un final rápido a cero covid se llevarán una desagradable sorpresa”.

Para Pierre Donnet, experimentado periodista y autor de varios libros sobre China, el régimen comunista se comprometió demasiado con esta política, y ahora, está tan atascado en ella que no puede retroceder. “¿Cómo podría Xi Jinping renunciar ahora, sin repudiarse a sí mismo, y a este dogma del “Covid cero” que ha convertido en uno de los pilares de su política, mientras se está preparando para celebrar su triunfo en el XX Congreso del Partido?”, se preguntó en un reciente artículo.

“Pero el presidente chino obviamente no tiene intención de cambiar de política. Este jueves 5 de mayo, durante una reunión del Comité Permanente del Politburó del Partido, instó al pueblo chino a “adherirse sin vacilación a la ‘política cero covid’ y a combatir resueltamente cualquier palabra o acto que distorsione, cuestione o niegue la prevención de la epidemia”, agregó el reconocido periodista francés.

El líder chino no ha dado indicios de eliminar la política cero covid, a pesar de que las medidas de control y prevención han provocado graves problemas en la economía china. Además, el descontento social de los chinos está aumentando, las protestas callejeras que reclaman el fin de las restricciones son cada vez más frecuentes. Se viralizan videos de ciudadanos chinos en desesperación por estas medidas, y luego la censura del régimen los elimina de las redes sociales. Con una economía inestable, ingresos que se reducen, y las interrupciones constantes a la vida cotidiana de los chinos por la política cero covid, ¿cuánto más podrá aguantar el pueblo chino?

Por Gabriela Serrentino – BLes.com