Ser frugal es una virtud. Si una familia o una nación se complace con caprichos de extravagancia y opulencia a menudo provoca grandes pérdidas o desastres, mientras que ser frugal y llevar una vida sencilla se asocia con la prosperidad.

Estos son algunos ejemplos que se pueden encontrar en la historia china:

Zhuge Liang (181-234)

Uno de los sabios más reconocidos en la historia china, Zhuge Liang vivió en el período de los Tres Reinos. Tenía gran poder y privilegios como ministro o primer ministro, de Shu Han. No usó sus privilegios para hacer fortuna, sino que vivió una vida común.

Zhang Feng, estilo Dafeng (Wikimedia Commons)

Cuando elaboraba los funerales para los funcionarios de alto rango o personas ricas, Zhuge Liang decía a sus subordinados que lo enterraran en una pequeña tumba que solo ocupara el espacio de un cofre. No quería que pongan nada más en su tumba, más que sus ropas habituales.

En una carta a su hijo, Zhuge Liang escribió: “Uno debe calmar su mente para mejorarse, y vivir una vida modesta para establecer su virtud”.

“Al prestar poca atención a los intereses materiales, uno tendrá en claro su misión; al estar en calma sin búsqueda, uno podrá lograr grandes cosas”.

El Emperador Wendi de la Dinastía Han (180-157 a. C.)

Wendi fue emperador durante la Dinastía Han por 23 años en total, pero apenas expandió un palacio o jardín. Ni siquiera agregó mobiliarios al palacio, ni compró ropas extravagantes para la familia real. En una oportunidad consideró comprar una azotea, pero después de hacer algunos cálculos, descubrió que su costo estaría cerca de la ganancia de 10 familias, así que abandonó la idea.

Además de vestir con ropas sencillas, Wendi limitó a la reina el uso de vestimenta lujosa. Cuando murió, su tumba estaba repleta de utensilios de cocina de cerámica, y no se permitió poner oro, plata ni cobre. Su tumba también era relativamente pequeña en comparación con la de los otros emperadores.

Aunque vivió frugalmente, Wendi era muy generoso con la gente que necesitaba asistencia, como viudas, huérfanos y familias pobres. Instruyó a su gobierno para que distribuyera arroz, carne y vino a los mayores de 80 años. Además, los mayores de 90 recibían ropas y acolchados. Ordenó a sus funcionarios de gobierno que implementaran estas políticas, y cualquier funcionario que las incumplía era castigado.

Por su frugalidad y actitud trabajadora, el período de Wendi está bien reconocido y respetado en la historia china.

Sima Guang (1019-1086)

Sima Guang fue un funcionario de alto rango, erudito e historiador durante la Dinastía Song y fue famoso por su elevado prestigio en la sociedad. A pesar de su posición de privilegio, siempre llevó una vida simple.

Pintura contemporánea de Sima Guang (司馬 光) de la dinastía Song. (Wikimedia Commons)

Cuando el emperador le concedió, a él y a otros funcionarios, joyas valiosas y oro como presentes, se los dio a sus familiares. Cuando su esposa murió, Sima Guang tuvo que vender parte de sus tierras para pagar el funeral.

En una comunicación con su hijo, escribió: “La virtud nace al ser frugal”. Por otro lado, caer en la opulencia y el lujo lleva a la avaricia, desastres, e incluso a perder la vida de uno: tanto para los pobres como para los ricos por igual.

Fuente: es.MingHui.org.

Te puede interesar: El anciano que usó 9 pares de zapatos para caminar 2.000 km y transmitir un importante mensaje

videoinfo__video2.bles.com||29a92229b__

Ad will display in 09 seconds
Categorías: Cultura Legado divino

Querido Lector,

En BLes tenemos un sueño: revivir la honestidad y la verdad.

Actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva, y la gente del mundo está despertando ante la manipulación de la información, las censuras y las fake news.

Nuestros reportajes nunca son influenciados por el interés comercial o político. La prioridad de BLes ha sido siempre, desde de su fundación, reflexionar y reportar sobre política, economía, ciencia, salud y otros temas de actualidad siempre con honestidad y veracidad.

Así, BLes es parte de un cambio trascendental que atraviesa hoy la humanidad, emergiendo como una fuerza recta y virtuosa, guiada por los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El mundo está cambiando, los medios que no han hecho su trabajo profesionalmente e imparcialmente y se han dejado seducir por beneficios materiales o intereses personales, tendrán que desaparecer, porque el mundo ha despertado.

El periodismo tiene que volver a abrazar los valores, porque el mundo quiere la verdad.

Pronto podremos ver que el periodismo será respetado nuevamente. Se volverá creíble, reportará con veracidad y con rectitud. Somos uno de los pioneros de esta nueva manera de contar las noticias, con consciencia de un nuevo mundo basado en los valores.

Ayúdanos a hacerlo realidad. Apóyanos para continuar con esta misión.