En la ladera occidental del Monte Hua en China se puede ver una roca gigante partida limpiamente en tres pedazos.

Cuenta una antigua leyenda que estos cortes son producto de los esfuerzos del semidios Chen Xiang por rescatar a su madre.

La historia comenzó con el amor prohibido entre una diosa y un mortal. La diosa Sheng Mu caminaba por un bosque cuando se cruzó con un joven erudito.

El destino los juntó una y otra vez, hasta que finalmente la diosa accedió a casarse con él. Al tiempo tuvieron un hijo, al que llamaron Chen Xiang. Viéndolos desde el Cielo, el hermano de la diosa se enfureció.

¿Cómo pudo mi hermana menor violar el decreto del Cielo y casarse con un humano? Así que la encarceló dentro del Monte Hua, una de las montañas sagradas de China.

Su hijo semidios, que era solo un niño, viajó al Monte Hua a buscar a su madre. Allí se encontró con un daoísta que lo entrenó en técnicas especiales de artes marciales.

Años después, cuando el niño ya fue mayor y dominó las enseñanzas daoístas, su maestro le entregó un hacha mágica.

El joven semidios partió en dos al Monte Hua con el hacha mágica, y finalmente liberó a su madre.

Seguramente hayan escuchado varias leyendas de este tipo, y eso es porque se cree que en el pasado existió un tiempo en que los dioses convivieron con los mortales.

¿Conoces nuestro canal de Youtube BLes Cultura?

Ir a la portada de BLes.com.

[SÍGUENOS EN NUESTRO PERFIL DE GOOGLE NEWS Y MANTENTE AL DÍA]

Temas: Categorías: Cultura