Pangu es una figura prominente en la mitología de la creación china. Hasta el día de hoy, el pueblo Zhuang canta una canción tradicional sobre Pangu creando el Cielo y la Tierra y se ha discutido mucho sobre el origen del mito de Pangu.

Algunos creen que se originó con Xu Zheng, un autor chino del siglo III d.C., ya que fue el primer escritor conocido en registrarlo; algunos proponen que se originó en las mitologías de los Miao o Yao del sur de China, mientras que otros ven un paralelo con la antigua mitología hindú de la creación.

El mito Pangu es el siguiente: Al principio el universo no era más que un caos, y los cielos y la tierra estaban entremezclados, un gran huevo negro que se usaba comúnmente como una analogía.

Pangu nació dentro de este huevo y durmió durante 18.000 años, durante los cuales el Yin y el Yang se equilibraron mientras crecía.

Cuando despertó, se dio cuenta de que estaba atrapado en él. Rajó el huevo y comenzó a separarlo, esencialmente dividiendo el Yin y el Yang.

[CLICK AQUÍ PARA DESCARGAR LA APP DE BLES]

La mitad superior de la cáscara se convirtió en el cielo sobre él, y la mitad inferior en la tierra. Cuanto más tiempo los mantenía separados, más gruesos crecían y más alto se hacía, lo que los alejaba aún más, precisamente 3 metros por día.

Aquí las versiones comienzan a cambiar. Algunos afirman que una tortuga, un qilin, un fénix y un dragón le ayudaron en esta tarea. Después de otros 18.000 años Pangu murió, su cuerpo formando las diversas partes de la tierra, y los parásitos en su cuerpo formando humanos.

Otra versión afirma que él formó la tierra con un cincel y un martillo, mientras que otra versión afirma que una diosa que más tarde habitó la tierra formó a los seres humanos.

Pangu se representa con una tortuga, un fénix, un quilin y un dragón, que lo ayudaron con su tarea. (Ancient Origins / Pinterest)
Pangu se representa con una tortuga, un fénix, un jilguero y un dragón, que lo ayudaron con su tarea. (Ancient Origins / Pinterest)

Según este mito, Pangu fue el primer ser supremo y el creador de los cielos y la Tierra.

Se le representa típicamente como un enano -aunque en realidad era un gigante- cubierto de pelo, piel de oso u hojas, con cuernos fijos sobre su cabeza y un cincel, un martillo o un huevo en la mano.

Por Beth /Ancient Origins

Puede leer el artículo original aquí

videoPlayerId=5ebb6979d

Categorías: Cultura