Todos los cuentos tradicionales nos regalan enseñanzas morales y nos recuerdan como debemos comportarnos en la vida. Compartimos esa historia con todos nuestros lectores.

En la antigua China había un caballero pretencioso que era un funcionario de alto rango. Era arrogante y a menudo intimidaba a sus vecinos.

Uno de sus vecinos era un anciano de barba blanca, que vivía con sus tres hijos. Un día el anciano le dijo a sus hijos: “Siempre he cuidado de la familia. Muchas veces recibí malos tratos en mi vida y todos ustedes también recibieron insultos. Me estoy poniendo viejo, y es hora de que uno de ustedes se haga cargo de la familia. Hoy, les daré diez piezas de plata a cada uno (una moneda de la antigua China)”.

“Tienen que salir y hacer una obra virtuosa. El que lo haga mejor se hará cargo de la familia”, dijo su padre. 

Después de un tiempo, los tres regresaron a casa. El anciano les preguntó qué habían hecho.

Ivan Bogdanov, Unsplash.

El hijo mayor dijo: “Un día, vi una mujer embarazada saltar a un río para suicidarse. Yo salté inmediatamente al río y la saqué. Salvé dos vidas porque estaba embarazada”. El anciano asintió con la cabeza sin decir nada.

Thomas Ehling, Unsplash.

El hijo del medio dijo: “Cuando pasaba por una aldea, vi una casa quemándose. Era un día ventoso. El fuego podría haberse expandido por toda la aldea. Yo solo apagué el fuego. Salvé las vidas de la familia y su propiedad”. El anciano sonrió, pero no dijo nada.

Brande Redd, Unsplash.

El hijo menor dijo: Lo siento padre. Hice una cosa muy tonta. Salvé a un enemigo. Un día, nuestro vecino, el caballero, estaba durmiendo al borde de un precipicio. Estaba borracho porque venía de celebrar una victoria. Podría haberse caído al precipicio y haberse hecho pedazos con solo darse vuelta.

La primera vez que lo vi, no me importó lo que le pudiera suceder porque pensé que merecía ser castigado. Pero cambié mi forma de pensar después de que me di cuenta de que el país aún lo necesita para defender la frontera de los enemigos. Lo desperté. Él se sintió muy avergonzado. Se inclinó ante mí y se fue cabalgando su caballo.

El anciano se rió y convirtió a su hijo menor en el jefe de la familia. Cuando los otros dos hijos mostraron su desacuerdo con la decisión, el anciano explicó: “Sacar a una mujer del río salvó una vida. Apagar el fuego de una casa, salvó una familia. La gente puede vivir en paz y estar alegre cuando el país está en paz y con prosperidad. Su hermano menor colocó el interés del país sobre su conflicto personal. Esa es la virtud más alta”.

Entonces el hijo menor se convirtió en el jefe de la familia. El caballero reconoció sus malos actos contra la familia del anciano. Agradeció al hijo menor por su piedad y las dos familias comenzaron a llevarse bien.

Reflexiones

Aunque es una historia corta, es muy inspiradora. El anciano y sus hijos eran personas rectas, particularmente el hijo menor. Su gran compasión y tolerancia cambió al beligerante vecino.

Las virtudes que en el pasado eran admiradas y elogiadas, rara vez se ven en la China de hoy. Desde que el régimen comunista chino (PCCh) tomó el control de la nación, la cultura tradicional y la moralidad han sido destruidas intencionalmente. Después de una cantidad de movimientos políticos aterradores, la gente lucha entre sí.

Parece que casi todos se ven como enemigos, no existe la confianza mutua. La sociedad está corrupta, y los sobornos están desenfrenados. Abunda el materialismo y el egoísmo. La gente está cansada de vivir así.

Sin embargo, hay gente que está practicando silenciosamente los principios universales de Verdad-Benevolencia-Tolerancia. Realizan actos compasivos y tolerantes en sus vidas diarias. Durante los 19 años de brutal persecución contra los practicantes de Falun Gong, ellos han clarificado la verdad pacífica y racionalmente para ayudar a otros.

Le explican a la gente que recibirán bendiciones si recuerdan que “Falun Dafa es bueno” y “Verdad, Benevolencia, Tolerancia es bueno”. Le aconsejan a la gente que renuncie al PCCh y que sean fieles a su conciencia para que no caigan con el partido llegue la hora de rendir cuenta por sus acciones.

Las personas pueden ser honestas y bondadosas a pesar de la adversidad. No tienen resentimientos contra aquellos que por ignorancia los odian, los denuncian, o los golpean. En vez de ello, los tratan bondadosamente. ¿No son estas personas de gran virtud?

Como el hijo menor de la historia, ellos no sucumben ante su propio rencor, y piensan primero en los demás. Solo una persona altruista puede actuar de esta manera.

Solo las personas que pueden mantener la bondad y la rectitud en su corazón pueden hacerlo así.

A través de Es.Minghui.org

Nota del editor:

Falun Dafa es una práctica de cultivación de la mente y el cuerpo que enseña Verdad, Benevolencia, Tolerancia como una manera de mejorar la salud y el carácter moral y alcanzar la sabiduría espiritual. Para más información sobre la práctica o para descargar “Zhuan Falun”, visite: www.falundafa.org . Todos los libros, música de ejercicios, recursos e instrucciones están disponibles completamente gratis.

Actualmente lo practican más de 100 millones de personas en 114 países. Pero este sistema de meditación pacífica está siendo brutalmente perseguido en China desde 1999. Para más información, por favor visite: falundafa.org y faluninfo.net.

Te puede interesar: 

5 puntos que debes saber para aprender Falun Dafa

Falun Dafa: salud, longevidad y aun más

Suscríbete a nuestro canal de Telegram y recibe las 5 noticias más destacadas del día de BLes.com.

¿Conoces nuestro canal de Youtube BLes Cultura? ¡Suscríbete!