Redacción BLes– Según Enes Kanter Freedom, jugador de los Boston Celtics, los atletas estadounidenses y la comunidad deportiva han evitado adoptar una postura pública sobre los crímenes contra los derechos humanos del PCCh por motivos de dinero.

“Cada vez que nos sentamos a conversar, ellos siempre… reconocen obviamente el genocidio y saben lo que está pasando”, dijo Freedom en un evento transmitido en vivo por la Fundación Heritage el 31 de enero.

“Saben lo que está pasando, conocen todos los abusos cometidos por el PCCh, pero sólo porque… tienen estos grandes acuerdos de patrocinio o tienen muchas ventas de camisetas o zapatillas en China, me dicen que tienen que permanecer en silencio, pero me apoyan y rezan por mí”, explicó el jugador de la NBA.

Freedom declaró que había sido testigo de la misma autocensura por parte de la liga, los agentes de la NBA y cualquier otra persona con una plataforma.

El nombre de Freedom fue eliminado misteriosamente de la lista de los Celtics en Sohu, una importante plataforma mediática china. Aunque había un acuerdo de cinco años para retransmitir los partidos de la NBA en China, ésta retiró la retransmisión en directo de los partidos de los Celtics en octubre, cuando Freedom publicó un vídeo en el que pedía que el Estado pusiera fin a la opresión en el Tíbet.

El jugador de la NBA declaró que no teme el castigo del PCCh, y que hará todo lo que esté en su mano para “educar” a sus compañeros. “No puedo dejar de hacerlo sólo por todo lo que implica el negocio. Me gustaría que más atletas se unieran a mí. Es un camino duro, pero me digo constantemente que Dios está conmigo”.

Al igual que Freedom, los atletas y el personal deportivo que apoyan a los manifestantes prodemocráticos de Hong Kong siguen siendo objeto de sanciones, como la ruptura de asociaciones, la disminución de inversiones o la cancelación de eventos deportivos.

En vísperas de los Juegos Olímpicos de Invierno, un funcionario chino ha advertido a los atletas internacionales que no se pronuncien sobre cuestiones políticas por temor a violar el “espíritu olímpico” y perder su oportunidad de participar.

Debido al “continuo genocidio y los crímenes contra la humanidad” de China y a las restricciones a la libertad de expresión, Estados Unidos pidió un boicot diplomático a los Juegos Olímpicos de Beijing, seguido por Australia, Gran Bretaña, Japón y Canadá.

 – BLes.com