Redacción BLes– Los grupos de derechos humanos están pidiendo a las cadenas de televisión mundiales, incluidas las estadounidenses, que abandonen sus intenciones de cubrir los Juegos Olímpicos de Beijing de 2022.

El gran evento deportivo tiene supuestamente la intención de ayudar al gobierno chino a restaurar su imagen internacional, entre otros logros, que había sido manchada con el bárbaro genocidio de grupos minoritarios y religiosos.

“Todas sus empresas corren el grave riesgo de ser cómplices del plan de China para “lavar deportivamente” los graves y crecientes abusos contra los derechos humanos y envalentonar las acciones de las autoridades chinas”, dice la carta abierta, obtenida por primera vez por Associated Press.

A pesar de los innumerables testimonios de supervivientes y también de antiguos funcionarios chinos, el Partido Comunista chino ha negado constantemente los abusos, que incluyen la extracción forzada de órganos, los trabajos forzados, la esterilización forzada y otros métodos de tortura.

“Al emitir Beijing 2022, sus empresas legitimarán estos abusos y promoverán lo que se describe ampliamente como los ‘Juegos del Genocidio'”, dice la carta que fue escrita por grupos que representan a uigures, tibetanos, residentes de Hong Kong y otros grupos étnicos de China.

La cadena estadounidense NBC, entre otras emisoras mundiales, acordó en 2014 gastar 7.750 millones de dólares por los derechos de los Juegos Olímpicos hasta 2032.

El Comité Olímpico Internacional (COI), con sede en Suiza, ha rechazado múltiples peticiones para trasladar los Juegos Olímpicos de 2022 fuera de la capital china, informó AP.

El COI incorporó normas de derechos humanos en el contrato de la ciudad anfitriona de los Juegos Olímpicos de 2024 en París unos años antes, dijo AP, pero no incluyó esos principios para Beijing. Se trata de los llamados Principios Rectores de las Naciones Unidas sobre las Empresas y los Derechos Humanos.

Aparte de la NBC, Lhadon Tethong, copresidente de la Red Internacional del Tíbet, dijo al medio que también se instó a las emisoras que reciben fondos públicos, como la CBC de Canadá, la BBC de Gran Bretaña y la ARD de Alemania, a no cubrir el evento.

“Con esta carta estamos avisando a las cadenas”, dijo Tethong. “Si transmiten los Juegos Olímpicos de Beijing 2022, serán cómplices”.

Beijing ya fue sede de los Juegos Olímpicos de Verano en 2008, afirmando en aquel momento que los Juegos mejorarían los problemas de derechos humanos del país. Sin embargo, las denuncias de prácticas abusivas han persistido hasta la actualidad.

“Los acontecimientos posteriores demostraron que esta fe era errónea, ya que el gobierno chino se retractó repetidamente de las promesas de derechos humanos que hizo para garantizar el derecho a organizar los Juegos y no hubo ninguna rendición de cuentas por parte del COI y la comunidad internacional”, dice la carta, en referencia a las promesas hechas por Beijing en 2008.

“En lugar de ello, se dio a China un pase libre para violar gratuitamente los derechos humanos y las libertades fundamentales”.

“El genocidio debe ser una línea roja que no se puede cruzar, cueste lo que cueste”, subrayó el grupo de derechos humanos.

A pesar de los llamamientos del Congreso Mundial Uigur y de múltiples funcionarios de Estados Unidos, los patrocinadores estadounidenses de los juegos no se han echado atrás, entre ellos Airbnb, Procter & Gamble, Coca-Cola, Visa e Intel.

Cuando se les preguntó si las empresas eran conscientes de las cuestiones bárbaras llevadas a cabo por el Partido Comunista Chino, sólo Intel reconoció que el genocidio estaba ocurriendo, mientras que otros eludieron la respuesta.

El director de la Alianza Libre del Indo-Pacífico, Hidetoshi Ishii, declaró a Breibart en agosto que era fundamental que los países libres, como Estados Unidos, se levantaran contra los abusos de los derechos humanos.

“Si Estados Unidos muestra debilidad ante los países totalitarios y autocráticos, la libertad se perderá en este mundo”, dijo Ishii. “Necesitamos [una] América fuerte que mantenga en alto el principio de la libertad”.

Laura Enrione  – BLes.com