Redacción BLes– Luego de una temporada particular en la liga nacional de baloncesto de EE. UU., la NBA, donde abundaron los mensajes de “justicia social” e “igualdad de racial”, principalmente impulsados por la organización de extrema izquierda Black Lives Matter (BLM), Adam Silver, comisionado de la NBA, anunció esta semana que todo ese tipo de mensajes en la próxima temporada “quedarán fuera de la cancha”.

Según reportó Fox News, el comisionado de la NBA, Adam Silver, hizo una aparición en NBA Countdown a principios de esta semana para hablar sobre los mensajes políticos de justicia social que los diferentes equipos colocaron en sus canchas de baloncesto, así como en las camisetas de algunos jugadores.

Según aseguró Silver, la gran mayoría de esos mensajes, cargados de mucho contenido político e ideología de izquierda, quedarán fuera de las canchas. Si bien afirmó que la liga está completamente comprometida a defender la justicia social y la igualdad racial, manifestó comprender a aquellos que no les interesan ese tipo de mensajes y solo desean ver un partido de baloncesto. 

La estrepitosa caída en el número de televidentes que miraron las partidas de la NBA esta temporada respecto a las anteriores, seguramente tenga que ver con la politización que sufrió la liga en los últimos meses desde que muchos equipos decidieron abrumar con mensajes de BLM, justicia social e igualdad racial en sus estadios, publicidades y hasta en las camisetas de los jugadores. 

Acorde a lo informado por Fox News, el segundo juego del viernes en la serie entre Los Angeles Lakers y Miami Heat fue visto por 6,07 millones de espectadores, casi 1 millón y medio de televidentes menos respecto al segundo juego de las finales del año pasado. 

Las mediciones del tercer juego cayeron nuevamente a 5,94 millones de espectadores, marcando el juego de las finales de la NBA menos visto registrado en la historia.

Aquellos que se enfrentaron a la postura que adquirió la NBA en esta temporada, centraron sus críticas en que, además de mezclar la política con el deporte, centraron la problemática de la justicia social y discriminación desde una postura cargada de ideologías izquierdistas, que van mucho más profundo que los reclamos que se manifiestan en la superficie. Dejando de lado, además, a un enorme sector que habitualmente sigue el baloncesto y la liga de la NBA y piensa de modo antagónico, o simplemente no le interesa participar de esas discusiones.

El Senador Ted Cruz fue uno de los que desde el principio mostró su malestar por los mensajes que estaba transmitiendo la NBA, y recientemente quedó envuelto en un fuerte cruce vía Twitter con Mark Cuban, el propietario de Dallas Mavericks.

En una de sus respuestas, Cruz afirmó: “me encanta @HoustonRockets y los he apoyado toda mi vida. Felizmente animo a los Spurs & Mavericks contra cualquier equipo que no sea de Texas. Pero, @mcuban, la NBA está comprometida en un esfuerzo concertado para insultar a sus fanáticos y convertir cada juego en una conferencia política de izquierda. Eso es tonto.”

Andrés Vacca – BLes.com