El narcotraficante pretendía secuestrar al Rey del Pop y pedir recompensa por él.

El hijo de Pablo Escobar, Juan Sebastián Marroquín, reveló durante una entrevista con la periodista Ana Rosa Quintana que una de las peticiones que le hizo a su padre fue llevar a Colombia al cantante estadounidense Michael Jackson para que diese un show íntimo a la familia Escobar, informó Infobae.

El plan de Escobar

La idea de su hijo le dio el impulso para comenzar con los trámites pertinentes así como los gastos del show y llevar al Rey del Pop al país centroamericano. Sin embargo, el plan no solo era disfrutar de la música y la presentación especial, sino también secuestrar a Michael y posteriormente pedir una recompensa de 60 millones de dólares, así como tener su show mediático para impulsar nuevamente el nombre de Pablo Escobar a nivel internacional.

Respecto a los costos que exigían trasladar al cantante a Colombia desde los Estados Unidos, Marroquín reveló que el dinero no era un problema, así como también le dijo a su padre que quería conocer a Frank Sinatra. Asimismo, el hijo del narcotraficante le dijo a su padre que no contratara más a los artistas locales y que se enfocara más en los internacionales de gran talla, empleando la Hacienda de Napolés para llevar a cabo los shows en vivo.

Confesiones de Juan Sebastián Marroquí

De igual forma, Juan Sebastián le indicó a la periodista que “fui yo quien le propuso a mi padre de invitar a artistas de talla internacional y dejar de contratar a locales cuando había absoluta libertad de presupuesto para contratar y traer a quien quisiéramos”.

Al igual que reveló a la TN Argentina que desde su posición era muy fácil solicitarle tal cosa a su padre.

“Esto surge a partir de que yo cansado de ver a los mismos artistas en la Hacienda Nápoles, le digo que por qué no traíamos a alguien de talla internacional y él me acepta. Yo le sugiero a Michael Jackson como posible personaje, porque yo era fanático y a mi padre también le gustaba. Le pareció buena la idea”, expresó.

Pero aunque el objetivo del hijo era disfrutar de un concierto del Rey de Pop, éste no pensaba que su padre tenía la intención de secuestrar al cantante en la hacienda.

“Parecía todo muy normal porque teníamos la pista privada de aterrizaje ahí, la cancha de futbol muy cerca para que él armara su concierto y yo veía como fácil la logística para que él llegue y haga su concierto y se regrese a su país, pero a mi padre se le ocurre de manera inmediata, automática un idea, él me decía ‘sí yo lo voy a invitar’ (…) quería traerlo, pagarle, para que cante y después que él le pague para dejarlo salir de donde él había llegado a cantar”, agregó Marroquí.

Pablo ya tenía su plan organizado pero no llegó a realizarlo ya que la Hacienda Nápoles fue expropiada ese mismo año por el Gobierno colombiano tras una batalla judicial.

Natasha Palís – Miamidiario.com