Redacción BLes – El Pozole es un plato con una larga tradición que se remonta a la época de los aztecas. Los ingredientes incluyen maíz, chile, carne y verduras, y ha contado con una singular popularidad desde los tiempos prehispánicos.

De acuerdo con la revista Muy Interesante, su nombre tiene raíces en el náhuatl y significa ‘espuma’, debido a que se prepara con granos de cacahuazintle, los cuales, una vez que se precocen en agua con óxido de calcio, pierden su cáscara fibrosa y tan pronto están hervidos se abren como una flor, dando la apariencia espumosa.

[Lo arrastró junto al auto, el perro lloraba de dolor extremo y finalmente se derrumbó]

Tan pronto como el maíz está cocido, se vierte un caldo con pollo o cerdo deshilachado, el cual es acompañado con lechuga, orégano, limón, rábano, chile y tortillas tostadas. Pero así mismo el popular plato mexicano cuenta con una serie de modificaciones dependiendo de la región donde sea preparado.

Como indica Muy Interesante, en Michoacán se prepara con chicharrón, mientras que en Guerrero se le agrega tomate, en Colima queso blanco y en Jalisco cerdo y chile ancho.

El pozole es un plato que hace parte de la tradición culinaria de México desde los tiempos prehispánicos, así mismo, detrás de su preparación se encuentran un sinnúmero de historias
El pozole es un plato que hace parte de la tradición culinaria de México desde los tiempos prehispánicos, así mismo, detrás de su preparación se encuentran un sinnúmero de historias

Sin embargo en un principio la preparación del plato era un tanto inusual, ya que su ingrediente principal era la carne humana. En aquel entonces para poder completar la preparación del plato se llevaban a cabo sacrificios en nombre del dios de la primavera, todo ello con el fin de tener buenas cosechas.

[Un cazador profesional murió después de que un elefante que había recibido un disparo cayó sobre él]

Según el relato de Fray Bernardino de Sahagún en ‘La Historia Verdadera de la Nueva España‘, el consumo del plato estaba reservado para actos conmemorativos a sus deidades, como las ceremonias que se llevaban a cabo en honor del dios Xipe Tótec.

Como señala Muy Interesante, al mismísimo Moctezuma se le servía un plato de pozole acompañado con la carne del muslo de un prisionero sacrificado.

En varias de las recetas recuperadas de los frailes españoles tras la conquista se detalla que algunos restos de cuerpos eran cocinados con maíz, mientras que otras versiones apuntan a que no se trataba de carne humana lo que acompañaba el plato sino que incluía xoloitzcuintle, la carne de una raza de perro criado exclusivamente para el consumo humano.

En el libro titulado ‘Sabor que somos‘, coeditado por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, se señala que luego de vencer a los indígenas en 1530, el conquistador español Nuño Beltrán fue recibido en Tonalá Jalisco por la cacica Itzoapilli Tzapontzintli y sus cortesanos, quienes le brindaron un plato de pozole.

Beltrán claramente distinguió que en el maíz habían restos humanos lo que lo llevó a desenfundar su espada para quebrar iracundo la olla de un solo tajo, instando a los tonaltecos a dejar de consumir carne humana.

De esa manera, el pozole ha recorrido un largo trayecto histórico en el que ha adquirido diversas connotaciones, siendo parte de los mitos y leyendas de antaño para colarse en la realidad contemporánea de la gastronomía mexicana, en donde aún recibe un particular reconocimiento, especialmente en las fiestas, contrario a su historia pasada en la que se servía a quienes atendían a los funerales.

Sigue leyendo:

. Llevan 80 años siendo amigas y viven su amistad como si fuera el primer día.

. Un cura dejó perplejos a sus fieles en medio de la misa anunciando su renuncia por estar enamorado.

. Ryugyong, el ‘hotel fantasma’ de Corea del Norte que ha permanecido cerrado por más de 3 décadas.

También te puede interesar: La Verdad, Benevolencia, Tolerancia siempre prevalecerá en el corazón del hombre.

videoinfo__video2.bles.com||a2a9491f3__

Ad will display in 09 seconds

Querido Lector,

En BLes tenemos un sueño: revivir la honestidad y la verdad.

Actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva, y la gente del mundo está despertando ante la manipulación de la información, las censuras y las fake news.

Nuestros reportajes nunca son influenciados por el interés comercial o político. La prioridad de BLes ha sido siempre, desde de su fundación, reflexionar y reportar sobre política, economía, ciencia, salud y otros temas de actualidad siempre con honestidad y veracidad.

Así, BLes es parte de un cambio trascendental que atraviesa hoy la humanidad, emergiendo como una fuerza recta y virtuosa, guiada por los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El mundo está cambiando, los medios que no han hecho su trabajo profesionalmente e imparcialmente y se han dejado seducir por beneficios materiales o intereses personales, tendrán que desaparecer, porque el mundo ha despertado.

El periodismo tiene que volver a abrazar los valores, porque el mundo quiere la verdad.

Pronto podremos ver que el periodismo será respetado nuevamente. Se volverá creíble, reportará con veracidad y con rectitud. Somos uno de los pioneros de esta nueva manera de contar las noticias, con consciencia de un nuevo mundo basado en los valores.

Ayúdanos a hacerlo realidad. Apóyanos para continuar con esta misión.