El barril de West Texas Intermediate (WTI) para entrega en mayo, en su penúltimo día de cotización, cayó estrepitosamente.

El WTI sufrió este lunes un desplome histórico del 305 % y por primera vez desde que hay estadísticas entró en valores negativos, pues el precio del barril estadounidense quedó en -37,63 dólares, con los comerciantes muy preocupados por una caída en la demanda debido a la pandemia del COVID-19 que llevó hoy al colapso del crudo.

Esto significa que muchos pagan para deshacerse de este crudo en barriles de 159 litros, muy caro de almacenar. El petróleo nunca había caído por debajo de 10 dólares desde la creación de estos contratos a futuro en 1983.

Previsiones poco optimistas

La situación podría mejorar en los próximos días, según algunos analistas. “Es un poco engañoso focalizarse en el contrato de mayo”, explicó Matt Smith, experto de ClipperData. “Hay mucho más movimiento sobre los barriles para entrega en junio”, señaló sobre el contrato que, aún en caída, mantiene los precios por encima de los 20 dólares.

El barril de Brent del mar del Norte, referencia europea y cotizado en Londres, se veía menos afectado, con pérdidas de 6%, llegando a 26 dólares antes del cierre.

Las restricciones de movilidad para combatir el COVID-19 en buena parte del mundo y la parálisis económica hundieron el consumo de carburante. Y los inversionistas esperan que la situación empeore.

Fuente: DW

Le puede interesar: Inteligencia de EE.UU. revela que el Régimen Chino puso en peligro al mundo