La Casa Blanca administrada por los demócratas anunció una nueva normativa que sentará las bases para la criptoregulación en Estados Unidos. Fueron establecidos oficialmente los parámetros para la aprobación de nuevas regulaciones en materia de activos digitales.

El Gobierno del presidente Joe Biden resolvió la aprobación de una nueva orden ejecutiva que fija los parámetros por medio de los cuales se regirá la criptoregulación en los Estados Unidos

Formalmente, la Casa Blanca publicó un documento detallando lineamientos básicos para “garantizar el desarrollo responsable de los activos digitales” en el país. Se trata de un análisis general sobre el desarrollo de los activos digitales, y la articulación de una serie de recomendaciones y lineamientos por los cuales las agencias reguladoras podrán realizar resoluciones.

Las agencias gubernamentales podrán introducir regulaciones a discreción en base a las siguientes excusas: protección del consumidor y del inversionista, promoción de la estabilidad financieracombate a la financiación ilícitaliderazgo de los Estados Unidos en el sistema financiero internacionalinclusión financiera e innovación “responsable”.

El documento no detalla ningún tipo de medida ni regulación concreta, sino que se limita a establecer las bases por las cuales se podrán valer las regulaciones futuras en el mercado de criptomonedas

Entre los entes más importantes para establecer regulaciones, destacan la Comisión de Bolsa y Valores de los Estados Unidos, la Comisión de Comercio de Futuros de Productos Básicos, la Oficina de Política Científica y Tecnológica, el Tesoro, el Departamento de Energía y el Departamento de Comercio. 

Además, también se busca una compatibilización entre el marco regulatorio dispuesto en Estados Unidos y el aplicado en otras economías desarrolladas. Esta compatibilización buscará afianzarse a través del Consejo de Estabilidad Financiera (FSB) y los países nucleados en la OCDE. 

El documento firmado por Biden abre las puertas para introducir toda clase de regulaciones muy ajenas al marco meramente económico y financiero. En línea con su “agenda verde”, los demócratas presionan por la aplicación de regulaciones climáticas sobre la tecnología blockchainprincipalmente en relación al consumo de energía vinculado a las operaciones entre usuarios.

La orden ejecutiva destaca explícitamente la necesidad de establecer regulaciones en defensa de la “justicia ambiental” como criterio rector. Nuevamente, se focaliza el consumo energético asociado a las transacciones a través de plataformas blockchain. 

“Existen oportunidades para alinear el desarrollo de activos digitales con la transición a una economía de cero emisiones netas y la mejora de la justicia ambiental”, reza el documento de la Casa Blanca. 

También se propone una polémica modificación de la regulación bancaria en Estados Unidos, con el fin de flexibilizar el secretario bancario y monitorear la transmisión de activos digitales entre personas, dándole así mayores potestades a las agencias regulatorias. 

El presidente evaluará si solicitar al Congreso que modifique la Ley de Secreto Bancario, los estatutos contra las denuncias y las leyes contra la transmisión de dinero sin licencia para que se apliquen explícitamente a los proveedores de servicios de activos digitales, incluidos los intercambios de activos digitales y tokens no fungibles”, advierte el comunicado del Gobierno.

Fuente: derechadiario.com.ar