Redacción BLesAcorde a una serie de documentos reveladores a los que habría tenido acceso el Departamento de Estado de los Estados Unidos, el régimen comunista chino se viene preparando desde hace varios años para una posible tercera guerra mundial basada en armas biológicas y genéticas, que incluye los coronavirus. 

El documento obtenido por el Departamento de Estado habría sido redactado por científicos militares y altos funcionarios de salud pública del régimen chino en 2015 como parte de una investigación sobre los orígenes del virus PCCh, según un informe de The Australian

La información revelada muestra que los comandantes del Ejército Popular de Liberación (EPL) predicen que la Tercera Guerra Mundial se libraría con armas biológicas, poniendo incluso el ejemplo concreto de los coronavirus como una de estas armas.

El documento lleva el nombre de: Nuevas especies de virus artificiales como armas biológicas genéticas. El mismo está firmado por 18 autores que trabajaban en laboratorios de “alto riesgo”, dirigidos por el EPL. 

El periódico británico Daily Mail, informa que el documento detalla que las armas biológicas son ‘el arma principal para la victoria’ en el supuesto conflicto, incluso describiendo las condiciones perfectas para lanzar un arma biológica y documentando el impacto que tendría en el ‘sistema de salud de los enemigos’.

Además, según revela el documento, los científicos chinos se jactaban de que los virus podían ser “manipulados artificialmente para convertirlos en un virus de enfermedad humana emergente, luego armados y desatados de una manera nunca antes vista”.

Este documento despierta nuevamente la urgencia por obtener resultados concretos sobre el origen del virus PCCh, siendo el laboratorio de Wuhan, China, la principal sospecha hasta el momento, aunque la idea obviamente es rechazada por el régimen comunista chino quien continúa sin colaborar mínimamente en el desarrollo de la investigación por descubrir su origen.

Varios políticos del mundo ya han manifestado su preocupación cuando se reveló la existencia de estos documentos. 

Tal es el caso del diputado británico Tom Tugendhat, presidente del comité de asuntos exteriores de Gran Bretaña, quien dijo: “Este documento suscita grandes preocupaciones sobre las ambiciones de algunos de los que asesoran a los principales líderes del partido. Incluso bajo los controles más estrictos, estas armas son peligrosas”.

Por otro lado, el experto en armas químicas Hamish de Bretton-Gordon dijo: “China ha frustrado todos los intentos de regular y vigilar sus laboratorios donde tal experimentación puede haber tenido lugar”. 

Le recomendamos: El discurso más vigente de Trump: “Nosotros, el pueblo, recuperamos el control de nuestro gobierno”

Ad will display in 09 seconds

El director ejecutivo del Instituto Australiano de Política Estratégica, Peter Jennings, también expresó su preocupación por la investigación biológica de China sobre los coronavirus que podrían convertirse en armas en el futuro.

“No hay una distinción clara para la capacidad de investigación porque si se usa de manera ofensiva o defensiva no es una decisión que tomarían estos científicos”, dijo el especialista.

En otras palabras, si el ejército del régimen chino estaría experimentando con armas biológicas para “proteger a sus fuerzas armadas” de un supuesto ataque biológico, al mismo tiempo les está dando la posibilidad de usar estas armas en forma ofensiva. 

Son cada vez más las agencias de inteligencia de muchos países en el mundo, políticos y distintas organizaciones que sospechan que el Covid-19 podría ser el resultado de una fuga involuntaria (o no) del laboratorio de Wuhan. Este documento sin duda alguna confirma toda sospecha al respecto y abre la posibilidad a que las potencias mundiales ejerzan mayor presión para que las autoridades sanitarias mundiales realicen una investigación correcta para develar los verdaderos orígenes del virus PCCh.

Sin ir más lejos, el viernes un grupo de republicanos del Congreso que está llevando a cabo investigaciones exhaustivas sobre los orígenes de la pandemia provocada por el virus PCCh, incluida la posibilidad de una fuga “accidental” de un laboratorio de Wuhan, exigió a la administración Biden que desclasifique información clave para colaborar con la investigación. Seguramente este grupo de políticos se estaba refiriendo a esta documentación. 

Andrés Vacca – BLes.com