En el año 2015 la actriz ingresó a la nación oceánica sin realizar el debido registro de ingreso de sus dos Yorkshire Terriers, Pistol y Boo.

Nuevamente, la actriz Amber Heard, vuelve a los juzgados, pero esta vez no es por su conflicto con su exesposo, la también estrella Johnny Depp, sino que en esta oportunidad podría enfrentar un cargo por tráfico de perros en Australia.

Las autoridades australianas abrieron una investigación que podría llevar más de cinco años, si esto llega a avanzar, por la que la actriz estaría enfrentando cargos de prisión hasta por 14 años o más por tráfico de animales, según reseñó ET Online.

“El Departamento de Agricultura, Agua y Medio Ambiente está investigando las denuncias de perjurio de la Sra. Heard durante los procedimientos judiciales del 2015 por la importación ilegal de sus dos perros a Australia”. Recordemos que en el 2015, cuando todavía estaba casada con Depp, fue a Australia para acompañar a su esposo en la filmación de una película y se llevaron a sus dos perritos, Pistol y Boo.

Estos cargos se deben a que Heard no cumplió con el procedimiento legal, impuesto por el gobierno de Australia a la hora de ingresar animales del extranjero y se presentaron cargos por tráfico de animales (perros) y falsificar los documentos para ingresar a las mascotas raza Yorkshire Terriers, así que esperemos ver como procede la situación.

Fuente: Miami Diario