Redacción BLes – El secretario de Estado de EE. UU., Antony Blinken, se reunirá con su homólogo ruso, Sergei Lavrov para tratar de apaciguar una crisis con Moscú por una posible invasión rusa a Ucrania.

El Departamento de Estado dijo que Blinken viajará a Kiev el miércoles para reunirse con el presidente Volodymyr Zelenskyy, luego se trasladará a Berlín donde se reunirá con sus homólogos de Alemania, Gran Bretaña y Francia, y el viernes, en Ginebra, se reunirá con el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, acorde a lo que reportó Associated Press (AP).

El viaje apresurado de Antony Blinken se produce cuando la administración de Biden trabaja para intentar disuadir a Rusia de invadir su país vecino Ucrania, el cual ha expresado gran preocupación por las decenas de tropas rusas presentes a lo largo de su frontera.

La reunión de Blinken con Lavrov, que se organizó durante una llamada telefónica el martes, será una continuación de conversaciones diplomáticas inconclusas de la semana pasada entre funcionarios estadounidenses y europeos y sus homólogos rusos, en las que no llegaron a resolver desacuerdos. 

Luego de esas reuniones, la administración Biden acusó a Rusia de preparar una “operación de bandera falsa” para utilizarla como pretexto para llevar a cabo la invasión a Ucrania.

Blinken se reunirá con Zelenskyy y con Dmytro Kuleba, el ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania, el miércoles “para reforzar el compromiso de Estados Unidos con la soberanía y la integridad territorial de Ucrania”, dijo el Departamento de Estado.

“El viaje sigue una extensa diplomacia con nuestros aliados y socios europeos sobre un enfoque unido para abordar la amenaza que Rusia representa para Ucrania y nuestros esfuerzos conjuntos para alentarla a elegir la diplomacia y la distensión en aras de la seguridad y la estabilidad”, dijo, acorde a AP. 

“Ahora estamos en una etapa en la que Rusia podría, en cualquier momento, lanzar un ataque contra Ucrania”, dijo un alto funcionario del Departamento de Estado, según informó CNBC. 

Y agregó que “el presidente Putin creó esta crisis al desplegar 100.000 tropas rusas a lo largo de las fronteras de Ucrania. Esto incluye trasladar las fuerzas rusas a Bielorrusia durante el fin de semana. Esto no es un ejercicio ni un movimiento normal de tropas. Es una demostración de fuerza diseñada para provocar o dar un falso pretexto para una crisis mientras Rusia planea una posible invasión”.

Mientras tanto el gobierno ruso salió a desmentir las acusaciones de una posible bandera falsa para invadir su país vecino.

“Hasta ahora, todas estas afirmaciones no han sido corroboradas ni respaldadas por nada”, dijo el portavoz Dmitry Peskov a la agencia de noticias TASS.

Para el Kremlin, es Ucrania y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN)  quienes buscan el conflicto militar y aseguran que los ejércitos ucranianos y las fuerzas de la OTAN han violado el alto al fuego garantizado por los acuerdos de Minsk.

Putin manifestó que no quiere ir a la guerra, que el territorio de Ucrania fue ‘históricamente’ ruso y recién con la caída de la Unión Soviética se adjudicaron a Ucrania, hecho por el cual en 2014 invadió Crimea y ahora está abogando por los derechos de muchas personas en ese lugar que aún se ven como rusos y que son maltratados por los ucranianos, por lo que buscan independizarse de Ucrania.

Vanesa Catanzaro – BLes