El gobierno malasio denunció una violación de su espacio aéreo de 16 aviones militares chinos que sobrevolaron a 110km de la costa sobre el Mar del Sur de China, en una señal calificada como una “amenaza a la soberanía nacional” por el gobierno de Malasia.

El lunes pasado la Fuerza Aérea de Malasia desplegó sus Hawk 208 para interceptar a 16 aviones de transporte militar chinos, que volaron sin autorización frente a las costas de la isla de Borneo, sobre el llamado Mar del Sur de China. Estas aguas son muy disputadas y ambos países mantienen reclamos y disputas territoriales.

Los aviones de transporte de la fuerza aérea china se acercaron al espacio aéreo malasio en “formación táctica” y volaron a unas 60 millas náuticas (algo más de 110 km) de la costa, según un comunicado de la fuerza aérea malasia.

Este incidente es algo serio en lo que respecta a la soberanía nacional y la seguridad de la aviación dado que es una zona muy sobrevolada” se resaltaba en el comunicado.

El canciller de Malasia, Hishamudin Husein, calificó esta situación como una intrusión china sobre su territorio y explicó que “la posición de Malasia es muy clara: tener relaciones diplomáticas amistosas con cualquier país no significa que vayamos a comprometer nuestra seguridad nacional”. Y destacó que “Malasia se mantiene firme en la defensa de nuestra dignidad y soberanía”. 

Le recomendamos: Por qué los MEDIOS AHORA hablan sobre el LABORATORIO CHINO

Ad will display in 09 seconds

En el Mar del Sur de China, Xi Jinping reclama como propio el 90% de los recursos marítimos, pasando por alto a la Convención de Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (CDM) y los reclamos de BrunéiMalasiaFilipinasTaiwán Vietnam.

Lo que hace el gigante asiático hace años es crear islas artificiales que declara como parte de China yluego reclama la soberanía de las aguas alrededor. Esto ha llevado a que el resto de países copien esta técnica para no quedar atrás, en una verdadera carrera de construcción de islas en la zona.

Como estas islas artificiales permanecen deshabitadas, los países movilizan tropas y las estacionan allí, lo que llevó rápidamente a una enorme militarización de las aguas, ya que cada “mini-isla” queda resguardada por bases militares, además de crear un laberinto de pequeñas islas donde se superponen todos los reclamos.

(UNCLOUS and CIA)

Nicolás Promanzio – La Derecha Diario