El gobierno de  usó a los medios de comunicación proporcionándoles información falsa para lograr que los terroristas de Hamás ingresen a los túneles en Gaza, para después bombardearlos con 160 aviones en cuestión de minutos.

El gobierno del derechista Benjamin Netanyahu está en plena campaña militar contra el terrorismo palestino en la Franja de Gaza. Si bien Israel tiene una superioridad militar abrasiva en comparación a Hamás o la Jihad Islámica, las Fuerzas de Defensa Israelíes (FDI) se enfrentan a un serio problema: las bases terroristas desde donde tiran los cohetes se encuentran en medio de barrios con civiles.

Este complejo problema requiere de una interesante capacidad de improvisación. De esta manera, las FDI implementaron una táctica no convencional para separar a los civiles de los terroristas de la manera más efectiva posible, y ejercer un duro golpe al brazo armado de Hamás.

Aproximadamente a las 9 pm del jueves por la noche (hora local), las FDI comenzaron a reunir fuerzas terrestres a lo largo de la frontera con la Franja de Gaza. Algunos batallones blindados y de infantería se unieron a las baterías de artillería que se habían desplegado días para lanzar los contra-ataques.

En pocas horas, toda la frontera con el territorio palestino estaba fuertemente militarizada, una acción que sólo se justifica si Israel iba a lanzar una incursión terrestre a Gaza, como se hizo en 2014 en una situación similar.

Esta noticia además fue divulgada a los medios de parte de fuentes internas del propio gobierno israelí. Todos los medios locales, además de CNNFox NewsABC y el Washington Post, rápidamente salieron a decir que Israel estaba a punto de entrar a Gaza para poner fin a la insurrección.

Las tropas israelíes han entrado en la Franja de Gaza a medida que se intensifica el conflicto con los palestinos, dice el ejército israelí“, fue el tuit publicado por el Washington Post alrededor de esa hora.

Pero en ningún momento hubo invasión terrestre. Sí, las FDI habían desplegado tropas a lo largo de la frontera, pero usaron a los medios anti-sionistas, sin que ellos mismos lo sepan, para decir que habían cruzado a Gaza. Pero, ¿por qué hicieron esto?

Como se supo en las horas siguientes al hecho, estas noticias llevaron a que los terroristas de Hamás se metieran en la red subterránea de túneles que usan en parte para refugio de ataques aéreos pero también como segmentos para guardar armas y explosivos, y también para detonar y frenar el paso de tanques israelíes en una posible invasión terrestre.

Según experiencias pasadas, los terroristas palestinos no llevan a los civiles a estos túneles cuando hay una invasión terrestre, y prefieren dejarlos en las ciudades para dificultarle las tareas a los soldados israelíes que deben diferenciar entre millones de civiles a los terroristas.

Así, sin darse cuenta, una buena cantidad de terroristas de Hamás y la Jihad Islámica se separaron de los civiles que usan de escudo por decisión propia y se escondieron en los túneles. Minutos después, unos 160 aviones israelíes bombardearon estos subterráneos, conocidos como el “Metro palestino“, colapsando estas estructuras precarias y asesinando a cientos de guerrilleros islámicos.

El “Metro” se había construido en los años posteriores a la guerra de 2014 en la Franja de Gaza, también conocida en Israel como Operación Margen Protector. Era una red de decenas de kilómetros de túneles que atravesaban Gaza y proporcionaban seguridad frente a las incursiones israelíes.

¿Cuántos terroristas de Hamas y de la Jihad Islámica murieron en la operación? Eso aún está por verse. El Portavoz de las FDI, el General de Brigada Hidai Zilberman, dijo el viernes por la mañana que el ejército aún estaba evaluando las consecuencias de la operación.