El presidente de Colombia le pidió al Congreso retirar el proyecto radicado por el Ministerio de Hacienda y tramitar de manera urgente, una nueva propuesta fruto de los consensos

Así funciona la democracia. El presidente de Colombia, Iván Duque, escuchó las exigencias de la ciudadanía que llevaba cuatro días protestando contra el proyecto de reforma tributaria con la que el Gobierno buscaba financiar el gasto público para mitigar los efectos de la crisis generada por la pandemia. De esta manera, acaba con la excusa de grupos violentos que generaron caos en varias ciudades del país, dejando incluso seis personas muertas, según cifras de organizaciones de derechos humanos.

“Le solicito al Congreso de la República el retiro del proyecto radicado por el Ministerio de Hacienda, y tramitar de manera urgente, un nuevo proyecto, fruto de los consensos, y así evitar incertidumbre financiera”, dijo el mandatario colombiano.

El presidente Duque agregó que “la reforma no es un capricho, la reforma es una necesidad, retirarla o no, no era la discusión, la verdadera discusión es poder garantizar la continuidad de programas sociales como prolongar el Ingreso Solidario que hoy beneficia a más de 3,4 millones de hogares”.

Vandalismo fuera de control

Duque había llamado la noche del sábado a las Fuerzas Militares a reforzar en las calles las labores de orden público de la policía, ante la violencia desbordada en medio de las manifestaciones. El balance da cuenta de al menos seis muertos, cientos de heridos y detenidos, así como también supermercados saqueados, y unidades de transporte y estaciones quemadas en ciudades como Cali y Bogotá.

Lo que comenzó como un reclamo válido frente a la pretensión de imponer más impuestos a los colombianos, se fue desvirtuando por la mezquindad de la izquierda dirigida por el senador Gustavo Petro, quien ya ha manifestado su intención de aspirar nuevamente a la presidencia en 2022, y desde sus redes sociales amenazaba al gobierno con “aglomeraciones de gente” en las calles en medio del mayor pico de la pandemia.

Diferencias internas

Incluso su partido, el Centro Democrático, y su mentor, el expresidente Álvaro Uribe, habían expresado diferencias en varios puntos con el proyecto de reforma tributaria presentado por Iván Duque y pedían modificaciones. La ampliación de las personas naturales que deberían declarar renta, la imposición de IVA a los servicios públicos en los estratos medios y altos de la población y el impuesto a las pensiones eran los puntos con mayor divergencia.

Le recomendamos: “Francia está en peligro”: Militares advierten a Macron que desista del globalismo o habrá golpe de estado

Ad will display in 09 seconds

En un comunicado divulgado el pasado viernes, el partido no dejó pasar por alto la propuesta de austeridad, para lo cual sugería recortar el gasto público con la reducción del Congreso, disminución de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), eliminación de contralorías regionales, recorte de embajadas y fusión y eliminación de entidades innecesarias.

José Gregorio Martínez – Panampost.com