Redacción BLes – A través del tiempo, el Partido Comunista Chino ha perfeccionado su política de propaganda y desinformación.

Actualmente, está aplicando este método para proteger sus intereses a nivel global, promover su modelo autoritario y, especialmente, ocultar sus abusos a los derechos humanos.

El llamado “bichito chino” fue un instrumento que ayudó al régimen a mostrarse como un país solidario, realizando donaciones de equipos de protección personal y promesas de inyecciones.

A su vez, el método de desinformar sobre el número de infectados en China, los cierres de ciudades enteras y la vigilancia extrema fue reemplazado por acusaciones falsas a países democráticos o críticas por su mal manejo de la situación.

Mira el informe completo en el siguiente video