Redacción BLesLos llamados “Juegos Olímpicos del Genocidio” que se iniciarán en Beijing, China, el 4 de febrero, han generado multitudinarias protestas en todo el mundo, pero ahora un funcionario señala que los atletas que protesten en su territorio están sujetos a “ciertos castigos”.

Aunque el Comité Olímpico Internacional (COI) permite los gestos en el campo si no se altera el orden y se respeta a los competidores, el subdirector general del Departamento de Relaciones Internacionales de Pekín 2022, Yang Shu incluyó otras normas según Reuters del 19 de enero. 

Shu informó que los atletas deben cumplir con las leyes y reglamentos del Partido Comunista de China (PCCh) y en caso de no seguirlas especialmente “también están sujetos a ciertos castigos”.

Es de recordar que en las pasadas Olimpiadas, cualquier infracción de los estatutos olímpicos por parte de los atletas era tratada únicamente por el COI.

De hecho, los atletas que viajarán a China para competir en los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing 2022 fueron advertidos el 18 de enero por la organización Human Rights Watch sobre la conveniencia de cuidar su seguridad al hablar sobre derechos humanos en China.

En cuanto a los temas que son tabú para el régimen chino se encuentran los mencionados por ex secretario de Estado de EE. UU., Mike Pompeo, quien mencionó el desagradable sistema de vigilancia al que serán sometidos los atletas por el régimen comunista chino.

“Si uno de esos atletas se atreve a decir lo que está sucediendo con los uigures en el oeste de China, habla de las violaciones masivas de los derechos humanos, habla de Taiwán o de la Plaza de Tiananmén, o si uno de esos atletas hablará de eso de forma despectiva puede ser que el partido comunista chino decida que quiere hablar con ellos y los retenga allá un poco más”, dijo Pompeo. 

Asimismo, señaló: “Los atletas olímpicos deben comprender el riesgo en Beijing. El PCCh ha construido el estado de vigilancia más desagradable de la historia y monitoreará todo lo que digan y hagan los atletas”.

Y agregó: “Nuestros atletas deben dejar sus teléfonos y computadoras portátiles en casa, como hicimos mi equipo y yo, y como les dijeron a los holandeses que hicieran”.

Las protestas que los defensores de los derechos humanos han efectuado en varios países procuran detener las violaciones que el PCCh perpetra contra millones de los habitantes de China, entre ellos contra las minorías étnicas como la de los uigures, y las prácticas espirituales como la de Falun Dafa o Falun Gong. 

Los abusos son de tal magnitud que países como Estados Unidos, Canadá y Australia los han elevado a la categoría de genocidio, por lo que se calificó a estos Juegos de Invierno como las ‘Olimpiadas del Genocidio’

El mismo COI ha sido muy criticado por conceder la sede de los Olímpicos de Invierno a Beijing, dado que sus graves atropellos a los derechos humanos son contrarios al espíritu de solidaridad que evocan las competencias deportivas. 

Asimismo, se dice que el PCCh los usará como campaña publicitaria para enmascarar su comportamiento abusivo ante el mundo. 

José Hermosa – BLes.com