Redacción BLes- En los últimos años el Partido Comunista Chino (PCCh) se ha centrado en la educación para conseguir la obediencia absoluta de sus ciudadanos. El adoctrinamiento comunista, que comienza desde el jardín infantes, pasa por la escuela primaria, la secundaria y termina en la universidad, se ha encaminado hacia un nuevo plan llamado el Pensamiento de Xi Jinping para una nueva era, que impone socialismo e igualitarismo en las escuelas, pero bajo un estricto control en las instituciones.

Controlar al pueblo chino es el objetivo principal del PCCh y la enseñanza sobre el socialismo con peculiaridades chinas para una nueva era es una herramienta clave para generar jóvenes con creencias marxistas y crear una sociedad impulsada por un igualitarismo extremo que no  permite formas de pensamientos diferentes, tampoco reconoce distintas o mejores capacidades que permitan que un estudiante se pueda destacar en un grupo. 

En este contexto, las  universidades y escuelas tienen estrictamente prohibido elogiar a los estudiantes destacados en sus exámenes de ingreso, es decir, publicar en sus redes sociales los promedio que obtuvieron los mejores estudiantes para acceder a la universidad. 

Que un estudiante logre una alta calificación es un orgullo para las familias y una gran esfuerzo y satisfacción para el estudiante.

Pero, el sistema educativo de China no permite la promoción de los mejores alumnos de acuerdo con el plan de pensamiento de Xi Jinping para una nueva era, que enfatiza la igualdad y socialismo.

Aunque las instituciones educativas deben obedecer los pedidos del PCCh, encontraron una manera creativa para lograr eludir esta prohibición y decidieron felicitar el esfuerzo de sus alumnos utilizando en sus mensajes públicos metáforas con frutas para poder compartir la información de promoción o calificación de los estudiantes, informó What’s on Weibo

Por ejemplo, la escuela de Nanning, en Guangxi escribió en su blog: 

 “De un lote de 1320 mangos maduros, hay uno que pesa más de 600 gramos”. Este método le permite a los educadores dar a conocer la calificación más alta usando el peso de la fruta como puntuación, siendo la puntuación máxima de 750.

 “[Nosotros] elegimos un mango que pesaba hasta 696 gramos, el rey de la fruta de Qinzhou. Dos comerciantes de frutas en la capital ya han oído hablar de él y están ansiosos por tomarlo”. 

Las escuelas en Guangxi describen la situación con la metáfora del mango porque Guangxi es una de las regiones productoras de mango más grandes del país asiatico.

Otras instituciones usaron otras frutas como ciruelas o duraznos porque, de acuerdo a los carácteres chinos (桃李) se refiere a alumno o discípulo.

Otro establecimiento educativo escribió: 

 “Es temporada de cosecha (..), y el campus está fragante con duraznos y ciruelas, ¡y resultados fructíferos!”, y agrega que “se han cosechado un total de 2400 duraznos y ciruelas de alta calidad, y más de 93 % son de alta calidad!”.

Esta prohibición del PCCh es una más entre tantas, pero está regla en particular tiene una relación directa con el trabajo ideológico y político del Pensamiento de Xi Jinping.

Este esfuerzo de consolidar al Partido Comunista Chino se impone luego que la sociedad atravesó por varios cambios y comenzó a revelar por sí misma la verdadera naturaleza del PCCh.

En ese contexto, el Pensamiento de Xi Jinping  insta a la “Cultura Roja” desde la infancia.

Los niños pequeños a partir de los 3 años tienen un trabajo ideológico desde el jardín de infante, se les enseña del amor al PCCh,  “valores socialistas” y “pensamiento de Xi Jinping”, pero se reciben con poco entusiasmo por los alumnos y sus padres, de acuerdo con Bitter Winter.

En Jiujiang, Nanchang y otras ciudades de Jiangxi se organizaron por ejemplo, campamento de verano con “pensamiento revolucionario” para más de 200 estudiantes de primaria y secundaria en una de las llamadas “bases revolucionarias” en Jinggangshan, en la base del Ejército Rojo establecida en 1920, según Bitter Winter.

Los estudiantes comentaron que los instructores les contaron historias sobre las hazañas del presidente Mao y otros líderes revolucionarios, llamándolos “muy valientes” y ordenando a los niños “que siempre tengan al presidente Mao en sus corazones”.

Los estudiantes con uniformes del Ejército Rojo se han convertido en la parte más crucial del plan de estudios en las escuelas de todo el país.

Por otra parte, se enseña a los estudiantes a rechazar la religión afirmando que es superstición y a que deben creer en el partido y la ciencia. Por otra parte, los maestros también alientan a los estudiantes a que denuncien a los creyentes de forma activa “Debemos dedicar nuestra vida a la patria”, instruyó el maestro.

Otro método para inculcar la cultura comunista es obligándolos a estudiar libros de casi 600 páginas sobre el nacimiento del comunismo chino, el heroísmo de los líderes revolucionarios, la Guerra Civil China (1945-1949) entre otros.

Una madre de la ciudad de Shangqiu provincia de Henan dijo que la maestra entregó a los padres a través de Wechat una lista de 13 libros de lectura para que los niños estudien durante sus vacaciones de verano y deben preparar carteles basados ​​en la lectura.

“Es frustrante leer esos libros, pero no leerlos no es una opción. Si no termino de leerlos, no podré preparar mis carteles hechos a mano, y luego el director no me permitirá inscribirme para el próximo semestre”, dijo el niño angustiado con un libro sobre comunismo.

A los estudiantes de una escuela primaria en la ciudad de Jinan en Shandong también se les pidió que memoricen los valores socialistas fundamentales en casa, y se instruyó a sus padres para que supervisen su progreso. Algunos padres informaron que sus hijos lloraban de frustración.

También el adoctrinamiento se realiza en las universidades, y es donde el PCCh intensifica su control con el monitoreo del personal educativo, de los estudiantes, mediante el uso de datos personales, cámaras de vigilancia en las aulas, así como a través de estudiantes informantes, que se convierten en los ojos y oídos del PCCh, comunicó RFA.

Al parecer, el PCCh reconoce que está perdiendo la lealtad de la sociedad china y exige que la sociedad adopte la postura de seguir el pensamiento de Xi Jinping siendo esta la única oportunidad que tiene el régimen chino de poder continuar en el poder.

Por Romina García – BLes.com

https://bles.com/tag/redaccion-bles-mundo