Redacción BLes – Irán ha comenzado a trabajar en combustible a base de uranio metálico para un reactor de investigación, anunció el miércoles el organismo de control nuclear de la Organización de Naciones Unidas (ONU) y lo confirmó Teherán rápidamente. La noticia implica la última ruptura del acuerdo nuclear firmado entre Irán y las seis potencias principales.

Irán ha estado acelerando sus incumplimientos del acuerdo nuclear en los últimos dos meses, utilizando como argumento el asesinato de uno de sus principales científicos nucleares en noviembre de 2020. 

La realidad es que la violación a sus compromisos comenzó bastante antes, de hecho fue uno de los puntos que provocó la decisión del presidente Donald Trump de retirarse del acuerdo en 2018 y las posteriores sanciones impuestas por el gobierno norteamericano desde ese entonces.

“El director general (del Organismo Internacional de Energía Atómica), Rafael Mariano Grossi, informó hoy a los Estados Miembros del OIEA [Organismo Internacional de Energía Atómica] sobre los recientes acontecimientos relacionados con los planes de Irán de realizar actividades de I+D sobre la producción de uranio metálico como parte de su objetivo declarado de diseñar un tipo mejorado de combustible para el reactor de investigación de Teherán”, anunció el OIEA en un comunicado.

El acuerdo firmado impone específicamente una prohibición de 15 años a Irán de producir o adquirir uranio metálico, entendiendo que se trata de un material extremadamente sensible que puede ser utilizado en el núcleo de una bomba nuclear.

El informe confidencial de la OIEA a los estados miembros, obtenido por Reuters, dice que Irán habría indicado que planea producir uranio metálico a partir de uranio natural, para posteriormente producir uranio metálico enriquecido.

Paralelamente, a principios de mes trascendió que Irán comenzó a enriquecer uranio hasta en un 20% en una instalación subterránea, provocando una fuerte tensión tanto con los Estados Unidos como con los países de la región que se manifestaron en alerta, teniendo en cuenta que el porcentaje citado supera el permitido y se acerca al necesario para la producción de armas.

Le recomendamos:

Las últimas acciones llevadas a cabo por Irán, ponen en riesgo la ya tensa relación con los Estados Unidos y los países de la región. A la reciente noticia sobre la producción enriquecida de uranio por parte de Irán, bajo sospecha que podría ser utilizado para la elaboración de armas nucleares, se suman los dichos de los principales funcionarios iraníes durante los últimos días, que sugirieron que intentarán asesinar al presidente Trump en venganza por la muerte del comandante Qasem Soleimani en el 2020.

La intención de Irán de enriquecer uranio por sobre el 20% comenzó una década atrás y su anuncio estuvo a punto de provocar una guerra con Israel. El conflicto recién disminuyó con el acuerdo nuclear firmado en 2015, a través del cual Irán se comprometió a reducir el enriquecimiento de uranio a cambio del levantamiento de las sanciones económicas que padecía. 

Durante el 2020, a pesar de la tensión en aumento, sobre todo luego del asesinato del líder iraní Soleimani, Irán declaró mantener la riqueza del Uranio en los límites acordados del 5%. El reciente anuncio de llevar ese enriquecimiento al 20% aumenta las tensiones internacionales, sabiendo que el porcentaje citado supera el permitido y se acerca al necesario para la producción de armas.

El presidente Trump ha argumentado desde la campaña de 2016 que Irán estaba ocultando algunas de sus acciones y fallando en sus compromisos internacionales. De hecho por este motivo Trump decidió retirar a EE. UU. del acuerdo nuclear. La información que surgió durante estos días termina de darle la razón al presidente Trump. 

Una serie de videos con declaraciones de Ebrahim Raisi, jefe del poder judicial de Irán, y el general Esmail Qaani del IRGC, comandante de la Fuerza Qods, fueron publicados en línea y traducidos por el Middle East Media Research Institute (MEMRI), organización que rastrea el extremismo islámico, el antisemitismo y sentimiento antiamericano en todo el mundo. Allí se pueden ver las amenazas directas efectuadas contra el presidente Trump.

“Los estadounidenses deberían esperar la dura venganza”, dijo Raisi el 1 de enero. “Las fuerzas armadas de resistencia determinarán el lugar y la hora. La nación islámica sabe en qué momento y dónde se llevará a cabo esta venganza. El enemigo debe saber que su vida será muy difícil a partir de ahora. El movimiento de resistencia dificultará mucho la vida del enemigo, en venganza por la sangre del mártir Soleimani. Uno de los aspectos de la dura venganza será expulsar a los estadounidenses de la región”.

Andrés Vacca – BLes