Redacción BLesEl ente regulador de comidas y medicamentos de Estados Unidos, la FDA, anunció este jueves 24 de junio que las vacunas contra el virus PCCh de los laboratorios Pfizer y Moderna a partir de ahora tendrán la advertencia de que uno de sus efectos adversos es la inflamación al corazón, miocarditis y pericarditis.

Luego de que se reportaran unos 1200 casos de inflamación en el corazón en personas que recibieron las vacunas de Pfizer y Moderna, el Centro de Enfermedades Contagiosas – CDC – después de realizar las investigaciones correspondientes concluyó que efectivamente el efecto adverso fue causado por las vacunas.

Como resultado, la FDA agregará la advertencia en las vacunas de los dos laboratorios mencionados para que se tomen las medidas necesarias antes de administrarlas.

La gran mayoría de los casos de miocarditis y pericarditis se dio en hombres jóvenes en la segunda dosis de la vacuna y en el rango de una semana. Los síntomas incluyen falta de aire, dolor en el pecho, y corazón palpitante o acelerado.

Algunas autoridades del CDC recomiendan que aquellos que tienen un historial de inflamación en el corazón, esperen para aplicarse la segunda dosis con el consejo de su médico previamente.

Pfizer y Moderna utilizan la tecnología del mARN que en vez de utilizar pequeñas cantidades de virus para generar una respuesta inmunológica como siempre fueron tradicionalmente las vacunas, inyecta una proteína que ‘ordena’ a las células a generar las espigas proteicas. Una vez que el sistema de defensa del cuerpo reconoce a las espigas proteicas como ‘invasoras’, las ataca. De este modo, el cuerpo queda preparado para cuando el virus real intente infectar las células.

En una entrevista con el presentador de noticias de Fox News, Tucker Carlson, el inventor de la tecnología mARN, el Dr. Robert Malone, criticó la forma en que el CDC está informando a la gente sobre la seguridad de las vacunas, y según su opinión, los jóvenes menores de 18 años no deberían vacunarse porque los ‘beneficios no superan los riesgos’.

Malone explicó que el CDC no está recolectando los datos rigurosamente como para poder llegar a una conclusión definitiva y él cree que en este momento no se puede afirmar si las vacunas son seguras debido a que los reportes están ‘pobremente’ hechos.

“Puedo decir que la relación riesgo-beneficio para los que tienen 18 años o menos no justifica las vacunas y es muy probable que no justifique la vacunación en estos adultos muy jóvenes”, afirmó el Dr. Malone.

No obstante, y a pesar del rótulo de advertencia que la FDA agregará a las vacunas de Pfizer y Moderna, el CDC publicó un comunicado alentando a la gente a vacunarse:

Le recomendamos: NURSULTÁN | ¿La CIUDAD FUTURISTA del CABAL?

Ad will display in 09 seconds

“Los hechos son claros: este es un efecto secundario extremadamente raro, y sólo un número extremadamente pequeño de personas lo experimentará después de la vacunación”, dijo la directora de los CDC, la Dra. Rochelle Walensky.

“Recomendamos encarecidamente que se vacunen todas las personas de 12 años o más que reúnan los requisitos para recibir la vacuna en virtud de la autorización de uso de emergencia”, agregó Walensky.

Según las autoridades sanitarias los casos de inflamación al corazón además de ser inusuales, esto es haciendo una comparación del total de personas vacunadas con la cantidad de casos que se registraron, las personas se recuperaron con tratamientos mínimos y sus síntomas fueron leves.

El costo de una sola vida

El 21 de julio, el National File publicó una noticia sobre un niño de 13 años, Jacob Clynick quien murió a pocos días de haber recibido la segunda dosis de la vacuna de Pfizer.

La cuenta del National File fue suspendida por Twitter, aunque momentáneamente.

La tía del niño, la Sra. Tami Burages, compartió su historia por primera vez en Twitter el domingo 20 de junio, contando que su sobrino de Michigan, Jacob Clynick, falleció en menos de tres días después de su segunda dosis de la vacuna de Pfizer.

“Los resultados iniciales de la autopsia (realizada el viernes 18 de junio) fueron que su corazón estaba agrandado y había algo de líquido alrededor. No tenía problemas de salud conocidos. No tomaba ninguna medicación”, escribió Burages.

“Creo que la vacuna está salvando millones de vidas. Pero ¿debe un niño inocente ser un cordero de sacrificio en este empeño? Hay cuestiones morales, éticas y de salud que deben ser respondidas. Si Jacob no hubiera recibido la segunda inyección, creemos que hoy estaría vivo”, lamentó la Sra. Burages.

Alvaro Colombres Garmendia– BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.