Redacción BLes– La pandemia de coronavirus “se podría haber prevenido” si el régimen chino hubiera actuado con mayor transparencia y la Organización Mundial de la Salud (OMS) no hubiera sido “cómplice de la propagación y normalización” de su propaganda, destaca una auditoría del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes de Estados Unidos que, a su vez, exige la dimisión del director general de la OMS, Tedros Adhanom.

“Está más allá de toda duda que el Partido Comunista Chino (PCCh) participó activamente en un encubrimiento diseñado para obstaculizar datos, ocultar información relevante de salud pública y suprimir a los médicos y periodistas que intentaron advertir al mundo”, revela el documento publicado el lunes.

“Las investigaciones muestran que el PCCh podría haber reducido el número de casos en China hasta en un 95 por ciento si hubiera cumplido con sus obligaciones bajo el derecho internacional y hubiera respondido al brote de una manera consistente con las mejores prácticas”, agrega el texto citando un estudio de Medrxiv, un centro de intercambio de información en línea de escritos médicos vinculado a la Universidad de Yale.

El informe, titulado ‘Los orígenes de la pandemia mundial COVID-19, incluidos los roles del Partido Comunista Chino y la Organización Mundial de la Salud’, asegura que “es muy probable que la pandemia en curso se podría haber prevenido”.

El documento escrito por los republicanos del comité afirma que el 1 de enero, los funcionarios chinos ordenaron que el renombrado mercado húmedo de Wuhan “se cerrara y se desinfectara, destruyendo la evidencia forense que podría haber proporcionado información sobre los orígenes del brote”.

Al día siguiente -agrega- los científicos del Instituto de Virología de Wuhan descubrieron que el coronavirus era altamente contagioso pero no alertaron inmediatamente a la OMS.

El documento de 90 páginas también acusa a la OMS de ignorar las advertencias de los Centros de Control de Enfermedades de Taiwán y el gobierno de Hong Kong sobre el riesgo de transmisión entre humanos, luego de afirmar durante varias semanas que los investigadores chinos no encontraron “ninguna evidencia” de que eso podría suceder.

Asimismo, expresa que a pesar de la creciente evidencia de que la OMS y la comunidad internacional habían sido engañados, el 28 de enero Tedros elogió a China por su “transparencia”.

Dos días después, el 30 de enero, finalmente la OMS declaró la emergencia de salud pública. Para ese entonces, había casi 10.000 casos diagnosticados en 19 países, entre ellos China y Estados Unidos.

“Desde las primeras etapas del brote, la OMS, bajo el liderazgo del Director General Tedros, repitió como un loro y sostuvo como verdad inviolable las declaraciones del PCCh”, apunta el informe.

“Un examen de sus declaraciones públicas, incluidos los elogios acumulados sobre el manejo de la pandemia por parte del PCCh, revelan una inquietante disposición a ignorar la ciencia y otras fuentes alternativas creíbles”, añade.

Los representantes republicanos del comité aseguran en el documento que si bien Beijing trató de esconder la crisis y no cumplió con su deber de informar a la comunidad sanitaria internacional, como lo exige el Reglamento Sanitario Internacional, la OMS apenas ayudó una vez que se involucró.

En ese marco es que los firmantes destacan que “la OMS ha sido cómplice de la difusión y normalización de la propaganda y la desinformación del PCCh”. Es por esto que aseguran que “el Director General Tedros debería aceptar la responsabilidad por su impacto perjudicial en la respuesta de COVID-19 y dimitir”.

El reciente informe se suma a las diversas condenas que han recibido las autoridades comunistas chinas por parte de la comunidad internacional, lo que ha provocado pedidos de una investigación independiente sobre el manejo de la pandemia en los primeros días del brote.

El presidente Donald Trump ha criticado fuertemente tanto el accionar del PCCh como el de la OMS, lo que ha llevado a que en julio anunciara que retiraba a Estados Unidos de la organización dependiente de Naciones Unidas.

Cuando en el programa “Fox & Friends” le preguntaron al presidente Trump sobre el informe, dijo que estaba “enojado” con China “porque podrían haber detenido esto”.

“Podrían haberlo detenido fácilmente”, indicó el mandatario. “Evitaron que se adentrara más en su país, pero no evitaron que saliera al resto del mundo del que formamos parte. No impidieron que viniera aquí, a Europa y a todo el mundo”, aseguró.

El miembro de mayor rango del comité, el representante Michael McCaul (republicano por Texas), indicó al New York Post que tanto Tedros como el régimen chino deben rendir cuentas por “el sufrimiento que han permitido que el mundo sufra”.

“Está muy claro que si el PCCh hubiera sido transparente y si el jefe de la OMS se hubiera preocupado más por la salud mundial que por apaciguar al PCCh, se podrían haber salvado vidas y se podría haber mitigado la devastación económica generalizada”, aseguró McCaul.

Hasta el lunes por la tarde, la Universidad Johns Hopkins había contabilizado más de 31 millones de casos de coronavirus y casi 1 millón de muertes en todo el mundo.

Miguel Díaz – BLes.com