Imágenes filtradas muestran a Sanna Marin bailando en una fiesta con otras personalidades del país.

La primera ministra de Finlandia, Sanna Marin, está siendo protagonista de una polémica después de que se hayan filtrado unos vídeos en los que aparece bailando en una fiesta de forma desmesurada. Las imágenes, que se han publicado en las redes sociales, muestran a la política junto a otras personalidades conocidas de su país, según ha informado CNews.

En los vídeos, los invitados aparecen divirtiéndose con signos de ebriedad y varios internautas han sospechado que también hubo drogas de por medio. Entre los individuos que acompañan a Marin se encuentran la diputada Ilmari Nurminen, del Partido Socialdemócrata, así como las presentadoras Tinni Wikstrom y Karoliina Tuominen, o la influencer Janita Autio.

“Son vídeos privados y no están destinados al público”, se ha defendido la ministra añadiendo que no había tomado ninguna droga, “solo alcohol”, a pesar de que en el vídeo se escucha a alguien hacer referencia a “harina”, expresión que se suele asociar a la cocaína

Ante esto, Marin ha señalado que desconoce la razón por la que se dijo eso y qué quería decir. Así, ha asegurado que “no había hecho nada ilegal”. No obstante, la oposición le ha pedido que se someta a un test de drogas, en concreto, el líder del Partido de los Finlandeses, Riikka Purra, así como el diputado Mikko Karna.

“No he consumido drogas, así que no es un problema hacer las pruebas”

“Solo por el bien del debate público, sería prudente que la primera ministra se sometiera voluntariamente a un control de drogas, cuyos resultados serían publicados por un organismo independiente“, ha señalado Purra.

“No tengo nada que ocultar. No he consumido drogas, así que no es un problema hacer las pruebas. Pero también creo que es bastante especial que se requiera algo como esto”, se ha defendido la ministra. Asimismo, ha afirmado que tiene “una vida familiar, una vida laboral” y “tiempo libre” que pasa con sus amigos, por lo que se siente decepcionada ante la publicación de estos vídeos.

Por su parte, la líder del grupo parlamentario de los Demócratas Cristianos, Paivi Rasanen, ha señalado que la primera ministra tiene derecho a la vida privada y también a desconectar con sus amigos, siempre que se haga dentro de los límites de la ley.

Fuente: 20minutos.es