Redacción BLesSegún trascendió la Unión Europea habría suspendido el “Acuerdo General de Inversiones” pactado con el régimen comunista chino tras una serie de desacuerdos y cruces políticos entre autoridades de países europeos con altos funcionarios del Partido Comunista Chino (PCCh), principalmente debido a temas controversiales como derechos humanos y sanciones aplicadas a funcionarios chinos y europeos. 

En diciembre de 2020, la Comisión Europea festejaba la firma de un principio de Acuerdo Integral de Inversiones UE-China, que habría allanado el camino para la transacción de unos 120.000 millones de euros en comercio. Sin embargo, el acuerdo preliminar, requería  la ratificación del Parlamento Europeo y los gobiernos de los estados miembros de la UE unos meses más tarde. Esta ratificación es la que quedaría suspendida.

El vicepresidente de la Comisión de la UE, Valdis Dombrovskis, informó a la agencia de noticias AFP el martes que la Comisión ha abandonado los intentos de ratificar el acuerdo.

“Ahora, en cierto sentido, hemos suspendido las actividades de divulgación política por parte de la Comisión Europea”, dijo Valdis Dombrovskis, en una entrevista.

Y continuó diciendo: “En la situación actual, con las sanciones de la UE contra China y con las sanciones chinas en vigor, incluso contra miembros del Parlamento Europeo, entendemos que el entorno no es propicio para la ratificación del acuerdo”.

Dombrovskis no negó la posibilidad a futuro de una renovación, pero con este delicado escenario, la ratificación dependerá solo de cómo evolucionen las relaciones políticas entre las partes durante las próximas semanas o meses.

En marzo, en un esfuerzo colectivo entre Estados Unidos, Reino Unido, Canadá y la Unión Europea lograron imponer una serie de sanciones contra funcionarios del PCCh y la Oficina de Seguridad Pública del Cuerpo de Producción y Construcción de Xinjiang, por su papel en el presunto genocidio que se está llevando a cabo contra los musulmanes uigures en la región de Xinjiang.

Le recomendamos: El día que Putin ENFRENTÓ a los medios PROGRESISTAS que enarbolaban a Greta Thunberg

Ad will display in 09 seconds

Esto despertó la ira del régimen comunista chino, quien tomó represalias con sanciones contra parlamentarios y abogados en el Reino Unido y la UE. No obstante esto, el Parlamento del Reino Unido dio un paso más y votó en abril para declarar que con la persecución a la minoría uigur en Xinjiang se está cometiendo un genocidio. 

La eurodiputada alemana y vicepresidenta del Subcomité de Derechos Humanos, Hannah Neumann, dijo al South China Morning Post que es probable que el acuerdo permanezca “en el congelador siempre que China mantenga sus sanciones contra los miembros electos del parlamento y el comité de derechos humanos”.

Uno de los principales activistas británicos en el esfuerzo por declarar un genocidio en Xinjiang, Benedict Rogers de Hong Kong Watch, dijo a Breitbart London: “Esta decisión de la UE [de suspender el progreso del acuerdo] es extremadamente bienvenida y exactamente correcta, aunque es importante para tener en cuenta que es solo una suspensión”.

Ya en diciembre, con la inminente firma del amplio tratado comercial entre la Unión Europea y China, funcionarios y legisladores de Francia y Reino Unido levantaron sus quejas contra el régimen comunista chino por el uso de trabajo forzado, una práctica inhumana en la que las autoridades chinas usan prisioneros de conciencia para abastecer la producción masiva de bienes para exportación.

Por largo tiempo, activistas por los derechos humanos en China, han estado documentando, denunciando y llevando a cabo campañas para concientizar a los líderes del mundo libre sobre los abusos inhumanos del régimen chino.

La documentación certifica que Beijing mantiene campos de trabajo forzado donde utiliza a prisioneros conciencia para producir cantidades masivas de bienes para exportar.

De manera similar que lo denunciado contra los uigures, en 1999 el PCCh lanzó su campaña genocida debido a su creciente popularidad contra los practicantes de Falun Dafa, una disciplina espiritual de la Escuela Buda, que en ese momento contaba con unos 100 millones de adherentes.

Según el sitio web Minghui.org, que se dedica a documentar la persecución a Falun Dafa, más de 4500 practicantes han muerto bajo custodia policial, pero debido a la fuerte censura y la dificultad en sacar información de China, se calcula que el número es exponencialmente más grande.

Andrés Vacca – BLes.com