Estallan violentos combates callejeros en Beirut luego de las protestas de Hezbolá por las investigaciones de las explosiones portuarias que comprometen a su dirigencia.

Siete personas murieron y decenas resultaron heridas en un enfrentamiento con armas de fuego en las calles de la capital libanesa, Beirut. Todo empezó por una protesta de grupos musulmanes chiítas contra el juez que investiga la gran explosión del año pasado en el puerto de la ciudad.

Una gran tensión rodea la investigación sobre la explosión del puerto que mató a 219 personas en agosto de 2020, y se especula que la Justicia está cerca de determinar que el material explosivo detonado por error pertenecía al grupo terrorista Hezbolá, que tiene una importante presencia en el gobierno.

La protesta fue organizada por la agrupación terrorista, que recibe financiamiento de Irán. La manifestación comenzó frente al Palacio de Justicia, el edificio principal del tribunal, con cientos de personas que gritaban que la investigación se había politizado y exigieron la destitución del juez Tarek Bitar.

Sin embargo, cuando la multitud pasaba por una rotonda en el área central de Tayouneh-Badaro, hombres armados con chalecos antibalas, equipamiento militar y rifles abrieron fuego contra los manifestantes, según denunció el portavoz de Hezbolá.

Los musulmanes aseguran que estas personas pertenecen a milicias locales cristianas, quienes se armaron fuertemente durante los últimos años por la aparición de ISIS.

Las imágenes que se viralizaron en redes son impresionantes: se los ve a los milicianos de Hezbolá y a los cristianos batallando en las calles de Beirut como una verdadera zona de guerra civil.

Los enfrentamientos continuaron durante varias horas antes de que se restableciera la calma cuando llegó la noche. El presidente Michel Aoun dijo que no era aceptable que las armas regresaran a las calles del Líbano, en referencia a la guerra civil que azotó al país entre 1975 y 1990.

El líder de las Fuerzas Armadas Libanesas, Samir Geagea, condenó la violencia y pidió calma. “La principal causa de estos desarrollos radica en la presencia de armas en la población que amenazan a los ciudadanos en cualquier momento y en cualquier lugar“, tuiteó.

El Ejército desplegó tropas por las calles de Beirut para evitar nuevos choques, y dijo que están buscando a los asaltantes y advirtió que “dispararían a cualquier persona que encuentren armada en la calle“. Más tarde dijo que había arrestado a nueve personas “de ambos lados, incluido un sirio”.

Fuente: La Derecha Diario

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.