Redacción BLes–El viernes 14 de mayo, el líder republicano de la Cámara de Representantes, Steve Scalise (R-La.), dio su opinión sobre la inacción de la administración Biden en el apoyo a Israel cuando Hamás envió una lluvia de cohetes a sus ciudades durante esta semana.

“¿Dónde está el liderazgo del presidente Biden? Está más tiempo negociando para ayudar a Irán a conseguir un arma nuclear, que para enfrentarse a los problemas de Hamás y los palestinos que atacan a Israel”, dijo Scalise, hablando después de que la representante Elise Stefanik (R-NY) fuera elegida en lugar de la representante Liz Cheney (R-WY), que fue expulsada este miércoles 12 de mayo.

Ese mismo día, la Casa Blanca informó de que Estados Unidos está trabajando en la desescalada del conflicto, a lo que la secretaria de prensa, Jen Psaki, dijo que “muchas de las conversaciones que tenemos pueden ser entre bastidores”.

“Nuestro enfoque sigue siendo utilizar todas las palancas a nuestra disposición para desescalar la situación sobre el terreno”, dijo Psaki, y añadió que se está enviando ayuda humanitaria de EE.UU. a los palestinos.

El miércoles, cuando el conflicto empezó a convertirse en una guerra a gran escala, el senador Marco Rubio (R-FL) y otros 43 senadores republicanos enviaron una carta a Biden, pidiéndole que reconsiderara su intención de aliviar las sanciones al régimen iraní. Se sabe que el dinero de Irán patrocinó los cohetes de los terroristas palestinos.

“En los últimos días, los terroristas palestinos de Gaza, financiados por Irán, han lanzado una serie de ataques con cohetes contra Israel. Están apuntando a civiles y ciudades israelíes, incluida la capital de Israel, Jerusalén”, escribieron los senadores. “Esto es preocupante, ya que miembros de su administración se encuentran actualmente en Viena negociando con Irán, el principal Estado patrocinador del terrorismo en el mundo”.

Le recomendamos: BOMBA en el VATICANO – ¿BENEDICTO XVI sigue siendo el PAPA?

Ad will display in 09 seconds

Sin embargo, un día después de la exhortación del Partido Republicano, el Secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, desestimó la orientación de los republicanos sobre el conflicto entre Hamás e Israel. Dijo que la guerra sólo demostraba que un acuerdo nuclear era una medida urgente para frenar esas situaciones.

“No tengo nada que ofrecer sobre si hay o no participación iraní en lo que está ocurriendo [en Gaza]”, dijo Blinken. “Pero cuando se trata de cualquiera de las actividades malignas en las que Irán puede o no participar… eso sólo subraya la importancia de que hagamos todo lo posible para garantizar que Irán nunca adquiera un arma nuclear”.

Sin embargo, antes se llegó a un acuerdo nuclear con Irán y el resultado del mismo no fue tan deseable. En 2018, la inteligencia de Israel descubrió que Irán no obedeció el acuerdo nuclear y sólo mintió para seguir adelante con su siniestro esfuerzo, informó Breibart.

“Después de firmar el acuerdo nuclear en 2015, Irán intensificó sus esfuerzos para ocultar sus archivos secretos”, dijo el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu.

Ese año, Israel reunió archivos secretos que atestiguaban que “Irán mintió sobre que nunca tuvo un programa nuclear secreto”. En segundo lugar, incluso después del acuerdo siguió ampliando su programa nuclear para su uso futuro. En tercer lugar, Irán mintió al no confesarse ante el OIEA. Por último, el acuerdo nuclear se basa en mentiras basadas en el engaño iraní”.

Mientras Irán exige a la administración de Biden que elimine TODAS las sanciones que le han sido impuestas, este antecedente ciertamente comprometerá la confianza en los resultados positivos de la reanudación del acuerdo nuclear.

Laura Enrione – BLes.com