Redacción BLesWei Jingsheng, el desertor más conocido de China, reveló en un nuevo libro titulado “What Really Happened in Wuhan” (Lo que realmente ocurrió en Wuhan), que escuchó por primera vez sobre un nuevo y misterioso virus en octubre de 2019, justo durante los juegos Militares Mundiales en Wuhan, China y que llegó a alertar a figuras clave de EE. UU.

Wei dijo que se enteró del virus a través de contactos de alto nivel en Beijing, según recogió el periódico The Australian

En este sentido, el disidente chino que ahora vive en EE. UU., alertó sobre el virus a las agencias de inteligencia de EE. UU. en noviembre de 2019, 6 semanas antes de que el régimen chino admitiera que había un brote.

Además advirtió a un político estadounidense con vínculos con el entonces presidente Donald Trump y a la activista china de derechos humanos Dimon Liu.

“Hablé con Dimon y algunos otros políticos estadounidenses en la Cámara sobre el peligro de esta situación”, dijo. “También había funcionarios de la Casa Blanca en ese momento. En noviembre de 2019”.

Wei no quiso revelar a qué político se lo contó. “No estoy seguro de si este político quiere que hable de él aquí mismo”, dijo. “Pero quiero decir que es un político lo suficientemente alto, lo suficientemente alto como para poder llegar al presidente de los Estados Unidos”.

Asimismo dijo que estaba “muy preocupado porque… de cualquier manera que el régimen comunista libere este virus, sentí que Occidente no está preparado”.

El ex miembro del Partido Comunista chino (PCCh), quien conoce bien su naturaleza basada en el engaño, escribió en el libro: “En las últimas décadas, la capacidad del PCCh para sellar información es difícil de entender para ustedes los occidentales”.

Recordemos que recién el 31 de diciembre, el régimen chino informó a la OMS sobre un supuesto brote en Wuhan, pero negó que el virus fuera contagioso y recién reconoció la transmisión de persona a persona el 20 de enero de 2020.

En ese entonces, las autoridades chinas suprimían sistemáticamente las noticias del brote de Wuhan, incluso silenciando a los médicos y a las personas que se referían al virus que luego se conocería como Covid-19 (también llamado virus PCCh).

Los informes de las redes sociales sobre un nuevo coronavirus no surgieron hasta fines de diciembre de 2019 y no fue hasta fines de enero de 2020 que EE. UU., Australia y Nueva Zelanda cerraron fronteras a los viajeros de China.

Wei, quien pasó 18 años en prisiones chinas por oponerse al régimen comunista, es muy respetado por políticos tanto demócratas como republicanos y ha forjado relaciones con el exsecretario de Estado Mike Pompeo y la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.

Sobre el libro “Lo que realmente ocurrió en Wuhan”

El libro que se publicará el 29 de septiembre y consta de 352 páginas, ya se puede preordenar en Amazon.

La autora del libro es Sharri Markson, quien también es editora de investigaciones en The Australian y presentadora del programa Sharri en Sky News Australia.

“Lo que realmente ocurrió en Wuhan” es una investigación sobre los orígenes del Covid-19, los encubrimientos, las conspiraciones y la investigación clasificada.

Según su presentación en Amazon, el libro exhibe documentos primarios nunca antes vistos que exponen la ocultación del virus por parte de China, entrevistas frescas con médicos denunciantes en Wuhan y relatos de testigos oculares cruciales que desmontan lo que creíamos saber cuando se produjo el brote.

“Detener el 11 de septiembre antes de que sucediera”

David Asher, el funcionario del Departamento de Estado que encabezó un grupo de trabajo sobre los orígenes del COVID-19, dijo que la oportunidad presentada por la advertencia de Wei Jingsheng era como “detener el 11 de septiembre antes de que sucediera”, según informó New York Post

Asher dijo que el gobierno de EE. UU. tenía otras piezas cruciales de evidencia de alerta temprana a fines de 2019, pero no logró conectar los puntos.

Asimismo dijo que EE. UU. tuvo conocimiento por primera vez sobre el virus por un informe de inteligencia referido a trabajadores del Instituto de Virología de Wuhan que se enfermaron con síntomas similares al Covid a finales de 2019. 

Asher dijo que se sorprendió cuando descubrió que “en realidad podríamos haber tenido conocimiento previo” del coronavirus.

“Podríamos haber sabido en noviembre de 2019 que hubo un desastre dentro de Wuhan, dentro de sus instalaciones biológicas más importantes relacionadas con la investigación del coronavirus”, dijo.

“Fue algo absolutamente trágico, traumático y dramático lo que estaba ocurriendo y podríamos haber reaccionado. El mundo entero podría haber sido diferente. Hubiera sido como detener el 11 de septiembre antes de que sucediera”.

Celeste Caminos – BLes.com