Redacción BLes – Reconocidos comandantes de la Marina estadounidense que hacen parte de los buques de ataque situados en el disputado Mar al Sur de China aseguran que sus operaciones están alineadas a la idea de la libertad en esa zona.

Jim Kirk, contraalmirante y comandante de un grupo de batalla de buques de guerra encabezado por el USS Nimitz, expresó que las actuales operaciones de doble portaaviones que se llevan a cabo sobre las aguas del este de Asia, brindan a los comandantes militares “una flexibilidad operativa sin igual si surge la necesidad”, informó el Washington Times.

“Nuestros ejercicios de entrenamiento mejoran nuestra capacidad de proporcionar defensa aérea regional y amplían nuestro alcance de operaciones para responder a aquellos que desafían la estabilidad regional”, afirmó Kirk refiriéndose a las maniobras de China.

Como indica el medio antes citado, hasta ahora el régimen chino reclama un 90% del Mar del Sur de China como parte de su territorio marítimo soberano, una declaración que ha recibido el rechazo por parte de los países de la región así como también de su principal aliado de occidente, los Estados Unidos.

El incremento de buques de guerra, cruceros la Armada, destructores, aviones de combate y otros aviones que viene tomando lugar en los últimos meses sobre las aguas al este de Asia se debe a las crecientes tensiones entre los Estados Unidos y el régimen chino.

Las principales razones en el avance de los navíos estadounidenses en el mar asiático estarían en la deliberada y poco clara respuesta que ha tenido China ante la amenaza del virus del PCCh (coronavirus), así como las represivas medidas tomadas sobre la ex-colonia británica de Hong Kong para limitar su autonomía, o la latente amenaza que representa para Taiwán y su visión de un país democrático independiente del poder político de Beijing.

Como indica el Financial Express, la estrategia de defensa nacional de EE. UU. cita a China como una de las principales preocupaciones de seguridad y desde el Pentágono se ha trabajado para trasladar más recursos y activos militares a la región para combatir a lo que se entiende como la creciente influencia económica y poderío militar de Beijing.

“La capacidad de estar presente de manera fuerte es parte de la competencia. Y como siempre les digo a mis muchachos aquí, tienes que estar presente para ganar cuando compites”, señaló Stephen Koehler, director de operaciones del Comando Indo-Pacífico.

Por su parte el contralmirante George Wikoff, que lidera el grupo de ataque del portaaviones USS. Ronald Reagan, indicó que más de 6.000 marineros a bordo de los dos grupos de transportistas están reforzando los compromisos de seguridad con los aliados regionales.

De acuerdo con Wikoff, las operaciones “refuerzan las normas internacionales que apoyan el Indo-Pacífico libre y abierto”.

“Mientras trabajamos juntos como una fuerza de ataque, hemos demostrado cómo la Marina de los EE. UU. Cuenta con un equipo marítimo receptivo, flexible e inigualable, comprometido con acuerdos de defensa mutua con aliados y socios en el Indo-Pacífico”, añadió el contraalmirante, según The Washington Times.

Wikoff, así mismo señaló que las operaciones militares en el mar del este asiático fueron llevadas a cabo de acuerdo con las normas internacionales para navegar en mar abierto.

Para esta semana se incluyeron operaciones de vuelo las 24 horas con aeronaves del portaaviones Nimitz, así como del segundo operador, el USS. Ronald Reagan. Como señala el Washington Times, los grupos de ataque combinado incluyen seis buques de guerra de misiles guiados.

El Global Times, un periódico financiado por el régimen chino, ante el avance de los cruceros estadounidenses en la región, esta semana publicó declaraciones incendiarias apuntando a que los navíos sólo eran un show para sus aliados.

“Los dos grupos de batalla de portaaviones estadounidenses no son más que tigres de papel a las puertas de China, ya que la región está completamente al alcance del Ejército Popular de Liberación (EPL) con armas especialmente hechas que pueden destruir a los portaaviones, y los ejercicios estadounidenses son un simple espectáculo para compensar su pérdida de rostro con respecto al control de la epidemia”, indica el artículo del Global Times.

Por su parte el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Zhao Lijian, dijo a comienzos de la semana que las operaciones de los buques de guerra de EE. UU. estaban buscando “promover la militarización” en esa zona marítima.

Le puede interesar: