PARÍS (AP) — Autoridades policiales y aduanales llevaron a cabo un operativo mundial contra el contrabando de fauna salvaje que permitió la confiscación de decenas de miles de animales en peligro de extinción y el arresto de casi 600 sospechosos.

La Organización Mundial de Aduanas (OMA) e Interpol realizaron durante junio casi 2.000 incautaciones en 109 países durante un operativo histórico que ayudó a las autoridades a confiscar unas 10.000 tortugas vivas, 1.500 reptiles vivos, 23 simios vivos, 30 grandes felinos vivos, cientos de piezas de colmillos de elefante, media tonelada de marfil y cinco cuernos de rinoceronte, informaron el miércoles las agencias.

“Es un hito. Es la primera vez que una red conjunta tan grande se ha movilizado, en 109 países”, dijo Henri Fournel, experto en fauna salvaje de Interpol, a The Associated Press.

Fotografía proporcionada por Interpol el miércoles 10 de julio de 2019 de agentes de la Unidad de Protección de Medio Ambiente de Ecuador sosteniendo una tortuga (Chelydra serpentina) durante inspecciones en Santo Domingo de los Tsachilas, Ecuador. (Interpol vía AP)
Fotografía proporcionada por Interpol el miércoles 10 de julio de 2019 de agentes de la Unidad de Protección de Medio Ambiente de Ecuador sosteniendo una tortuga (Chelydra serpentina) durante inspecciones en Santo Domingo de los Tsachilas, Ecuador. (Interpol vía AP)

“Lo que carecíamos para controlar los delitos contra la fauna silvestre era una red conformada y esto es lo que ahora tenemos”, agregó.

Los “delitos contra la fauna silvestre no sólo despojan a nuestro medio ambiente de sus recursos, también tienen un impacto por la violencia, lavado de dinero y fraude asociados”, dijo el secretario general de Interpol, Juergen Stock.

Interpol publicó imágenes de la captura de fauna salvaje contrabandeada: miles de tortugas protegidas arrastrándose una arriba de la otra en un oscuro contenedor en Kazajistán; un cachorro de tigre blanco con mirada curiosa oculto en una pickup en México; y cuernos de elefantes alineados simétricamente en el suelo en Kenia.

Gracias a operación Thunderball, que operó desde el complejo de innovación de Interpol en Singapur, se arrestaron a 582 personas.

Entre los descubrimientos hubo una luz de esperanza: la OMA dijo que notó una ligera disminución en el decomiso de ciertas especies, “una señal de que los esfuerzos de control rinden frutos”.

Los grupos defensores del medio ambiente celebraron el operativo contra el contrabando.

“Esta interrupción masiva de las redes delictivas es clave para salvar a las especies en peligro de extinción en el mundo”, dijo la Sociedad para la Conservación de la Vida Silvestre en un comunicado. El comercio ilegal de fauna salvaje es una industria de miles de millones de dólares, según las autoridades.

Sin embargo, advirtió que los decomisos y arrestos eran sólo el primer paso y que “ahora los gobiernos deberán continuar con juicios severos y significativos”.

¿Conoces nuestro nuevo canal de YouTube? ¡Suscríbete haciendo click aquí!

Categorías: Mundo