Redacción BLesEmma Reilly, una abogada que trabajaba para la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OHCHR) que en marzo de este año denunció que la Oficina entregaba listas con nombres de los disidentes chinos que iban a denunciar al régimen comunista chino en la sede de Ginebra, fue echada por haber hablado con los medios.

Según Fox News, la Dra. Reilly fue despedida 24 horas después de haber otorgado una entrevista al periódico francés Le Monde, a pesar de haber sido la primera en denunciar la infiltración del Partido Comunista Chino en la ONU en 2019.

La abogada denunció por primera vez en 2017 que la oficina de la OHCHR en Suiza, a pedido de las autoridades chinas, les entregaba la lista de nombres de los disidentes y críticos del PCCh que irían a hablar de los abusos a los derechos humanos en la sede de Ginebra. Según ella, la práctica comenzó ya en 2013.

En su denuncia, la Dra. Reilly asegura que muchos de estos disidentes son perseguidos, intimidados y hasta encarcelan a sus familiares en China para evitar que den su declaración en la ONU.

Aparentemente, después de haber hablado con sus jefes en la OHCHR en 2017 no hubo una respuesta, ni una investigación y según ella la práctica de entregar los nombres continuaba.

“Cuando los disidentes chinos acuden a la ONU para denunciar los abusos contra los derechos humanos, lo último que esperan es que la ONU los denuncie ante China. Llevo casi siete años pidiendo a la ONU que ponga fin a esta horrible práctica y que investigue a los responsables. La ONU se ha negado sistemáticamente a actuar”, afirmó Reilly.

Luego de haber hecho las acusaciones para las cuales proporcionó pruebas, su trabajo en la ONU declinó, dejó de tener acceso a sus correos electrónicos oficiales y no le asignaron casos para revisar.

Fue en 2019 dos años después de haber denunciado la infiltración del PCCh en la ONU que decidió hablar con los medios para darle la exposición pública que ameritaba su caso.

Un día después de haber otorgado una entrevista al Le Monde el pasado 9 de noviembre, la Dra. Reilly fue despedida de su cargo en la ONU por haber desobedecido la orden de no divulgar información sobre lo que se considera una investigación en curso.

“La ONU me acusa sólo de desobedecer una orden de silencio. No se me acusa de mentir. Tenía el deber como ser humano, y más aún como responsable de derechos humanos, de contarlo a la prensa cuando contarlo a mis superiores y a los gobiernos no tenía ninguna repercusión”, declaró la abogada a Fox News. “Callar ante un genocidio es ponerse al lado del opresor”.

Reilly dice que ningún gobierno de todos con los que habló, que incluyen los Estados Unidos, su país de origen Irlanda y el Reino Unido, la han contactado ni le han ofrecido apoyo, lo único que hicieron es llamar a sus jefes y preguntar por el caso.

A pesar de las inconsistencias de las declaraciones de la OHCHR que dijo inicialmente que nunca había entregado nombres al PCCh, pero luego corrigió diciendo que sí y al final que la práctica había terminado años atrás, nadie se atrevió a desafiar la autoridad de la oficina de derechos humanos, aseguró Reilly, que opina que el PCCh no solo ha infiltrado a la ONU sino que la ONU está al servicio de Beijing.

“… Cuando el Alto Comisionado para los Derechos Humanos y el secretario general guardan silencio sobre la mayor red de campos de concentración desde los nazis, no es porque estén trabajando en soluciones diplomáticas… Es porque hace tiempo que China es el que pone el dinero”, reclamó la abogada.

Un portavoz de la misión de Estados Unidos en la ONU dijo a Fox News en un artículo anterior sobre el tema: “Creemos que cualquier cuestión de este tipo debe abordarse primero en las sedes de la ONU antes de que hagamos un comentario”.

Sin embargo, desde la denuncia de la Dra. Reilly en 2017, pasaron casi cuatro años y la ONU no se ha pronunciado públicamente al respecto, dejando en dudas la voluntad de resolver el problema.

En cuanto a los motivos de su despido, la abogada compartió la carta que le envió la ONU con Fox News que a su vez solicitó los comentarios de los representantes del organismo que dijeron:

“Esta oficina no acostumbra a comentar asuntos internos que son estrictamente confidenciales para proteger no sólo a la Organización, sino también al individuo en cuestión. En este asunto concreto, la Sra. Reilly ha hecho pública una comunicación que le había sido enviada de forma estrictamente confidencial.”

La Dra. Reilly aseguró que llevará su denuncia fuera del sistema de justicia de la ONU donde no encontrará justicia ni imparcialidad y también instará a los estados miembros a que exijan transparencia en las acciones del organismo internacional que no tiene ningún tipo de supervisión independiente cuando se trata de la corrupción interna.

 Alvaro Colombres Garmendia– BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.