Redacción BLes– Una operación policial encubierta logró engañar a grupos ilegales para que compraran teléfonos móviles, que contenían programas de mensajería que las autoridades vigilaban constantemente.

La operación Escudo de Troya detuvo al menos a 800 sospechosos, frustró unos 100 intentos de asesinato y se incautó de más de 32 toneladas de droga y 148 millones de dólares en efectivo.

Estas redadas se produjeron gracias a una operación conjunta del FBI, la Policía Federal Australiana (AFP) y las fuerzas del orden de Nueva Zelanda, Alemania, Suecia y los Países Bajos. En concreto, las autoridades convencieron a las organizaciones delictivas para que compraran teléfonos móviles en el mercado negro porque venían con la aplicación de chat cifrado ANOM.

Los sospechosos pensaban que estaban pagando por un servicio de mensajería más seguro. Sin embargo, los investigadores pudieron descifrar y leer todas sus conversaciones privadas. Esto proporcionó a los agentes de policía valiosa información, fotos y otras pruebas para luchar contra la delincuencia.

“Esta fue una operación sin precedentes en cuanto a su escala masiva, su estrategia innovadora y sus logros tecnológicos y de investigación”, dijo en un comunicado el fiscal federal en funciones Randy Grossman, del Distrito Sur de California.

La aplicación tuvo tanto éxito que los sospechosos empezaron a recomendarla a varios contactos criminales. El boca a boca se extendió rápidamente, haciendo que la localización de los usuarios llegara a 100 países de todo el mundo. El resultado fue la venta de unos 12.000 dispositivos y la examinación de unos 27 millones de mensajes.

“La ironía suprema en este caso es que los mismos dispositivos que estos delincuentes utilizaban para esconderse de las fuerzas del orden eran en realidad faros para éstas”, dijo Grossman. “Pretendemos hacer añicos cualquier confianza en el sector de los dispositivos encriptados con nuestra acusación y el anuncio de que esta plataforma estaba dirigida por el FBI”.

Le recomendamos: El ÉPICO discurso de PUTIN: “Sin valores morales, las personas perderán su dignidad humana”

Ad will display in 09 seconds

Cómo surgió la idea

En 2020, las fuerzas de seguridad europeas lograron desbaratar las importantes aplicaciones EncroChat y Sky ECC, que las organizaciones criminales habían utilizado supuestamente para traficar con drogas y planificar robos.

Los agentes del FBI y la AFP pensaron que sería una gran idea diseñar una nueva aplicación e instalarla en los teléfonos móviles que se venden en el mercado negro. En teoría, esto daría a los sospechosos los medios para proporcionar a las autoridades, sin saberlo, mensajes de texto, imágenes y audio incriminatorios que luego podrían utilizarse en su contra en los tribunales.

“Para que se hagan una idea de la magnitud de nuestra penetración, pudimos ver fotografías de cientos de toneladas de cocaína que estaban ocultas en cargamentos de fruta”, dijo Calvin Shivers, director adjunto de la División de Investigación Criminal del FBI, según el New York Post.

Los sospechosos se enviaban mensajes de chat con información sobre el tráfico de drogas y fotos de la droga escondida en cajas de piñas, plátanos, latas de atún y otros productos cotidianos.

“Pudimos ver cientos de kilos de cocaína que estaban ocultos en productos enlatados”, dijo Shivers.

Los investigadores de Europa, Australia y Estados Unidos han realizado recientemente más de 500 detenciones y han registrado más de 700 lugares en el marco de la operación. También se incautaron 55 coches de lujo y unas 250 armas de fuego, que se cree que fueron compradas con el dinero de la droga.

La mayoría de las detenciones se produjeron en Alemania, Australia, Nueva Zelanda y Estados Unidos.

El comisario de la AFP, Reece Kershaw, confirmó que se trata de miembros de “bandas de moteros fuera de la ley, mafias australianas, sindicatos de delincuentes asiáticos y grupos de delincuencia grave y organizada”. Se sospecha que trafican con drogas a “escala industrial” hacia el Land Down Under.

La operación no consiguió atrapar al narcotraficante prófugo Hakan Ayik, que sigue suelto en Turquía.

Sin embargo, el profesor de antiterrorismo de la Universidad de Deakin, Greg Barton, sigue describiendo la operación Escudo de Troya como un brillante ejemplo de lucha contra el crimen organizado con ingeniería social.

“Las autoridades policiales australianas y sus homólogas de todo el mundo habrán conseguido conocer mejor el funcionamiento de los delincuentes organizados y suspender sus operaciones durante un tiempo”, declaró al Financial Times. “Se trata de importantes victorias temporales en las interminables luchas del ‘gato y el ratón’ con los delincuentes”.

Richard Szabo – BLes.com