Gazprom anunció que reduciría en un 40% el volumen de gas que suministra a Europa por el gasoducto Nord Stream.

El flujo de gas de Alemania a Francia ha sido paralizado por completo desde el pasado 15 de junio, según ha informado el operador francés GRTgaz. Este contratiempo se debe a la reducción del suministro procedente de Rusia, según recogen varios medios.

Los caudales ya se habían reducido un 60% desde principios de año y este punto de importación ya operaba a solo al 10% de su capacidad “a principios de 2022”, según GRTgaz. En los últimos dos días, la oferta ha caído a cero.

Gazprom anunció que reduciría en un 40% el volumen de gas que suministra a Europa por el gasoducto Nord Stream debido a la demora de las reparaciones por parte de Siemens, que se sumó a las sanciones de Occidente contra Rusia.

Según la compañía, “Siemens no entregó a tiempo los equipos de bombeo reparados, se superaron los plazos de servicio técnico y se detectaron fallas técnicas en los motores”.

Al contrario, en la red que conecta con España por los Pirineos, ha aumentado el flujo de gas que llega a Francia, con una media de más de 100 gigavatios hora al día desde el 1 de marzo y picos de 220 gigavatios algunas jornadas en mayo.

50% menos en Italia

La empresa de hidrocarburos ENI, controlada al 30% por el Tesoro italiano, ha informado este viernes de que la rusa Gazprom ha garantizado solo el 50% de los suministros de gas solicitados para la jornada, aunque se mantiene la misma cantidad importada este jueves.

“Ante una petición diaria por parte de Eni de 63 millones de metros cúbicos, Gazprom ha comunicado que sólo suministrará el 50%, con una cantidad efectiva entregada sin variaciones respecto a ayer“, comunicó la compañía italiana.

Gazprom ya había suministrado este jueves sólo el 65% de lo solicitado, pese a que la demanda de la italiana fue un 44% superior a la del miércoles para recuperar las cantidades no recibidas entonces, dijo el grupo italiano.

Un tercio menos en Austria

Tras las cortes registrados en Alemania e Italia, el gigante del gas ruso Gazprom ha reducido el envío de gas natural también a Austria, cuyo consorcio semiestatal OMV ha asegurado esta noche que recibe un tercio menos de gas de lo previsto.

“En caso de necesidad, las cantidades que faltan pueden ser compensadas con las reservas o con el mercado al contado”, agrega el mensaje de OMV, la principal empresa energética de Europa central, controlada por el Estado austríaco y por un fondo de los Emiratos Árabes Unidos.

“En estos momentos no hay indicios de que se pueda producir un corte de suministro, pero estamos preparados para todos los escenarios“, señaló el ministerio esta noche en un comunicado.

El 80% del gas natural importado de Austria proviene de Rusia, por lo que el Gobierno austríaco es en la Unión Europea (UE) uno de los más reacios a aplicar un embargo contra el gas ruso por la invasión de Ucrania.

Fuente: 20minutos.es