Redacción BLesEl Primer Ministro de Hungría, Viktor Orbán, arremetió contra el multimillonario plutócrata George Soros por ser “una de las personas más corruptas del mundo”. Las declaraciones surgen luego de que el controvertido especulador exigiera a la Unión Europea (UE) que hiciera que Hungría y Polonia se sometieran a sus políticas globalistas.

“George Soros está amenazando a Hungría y Polonia”, declaró el primer ministro Orbán a Kossuth Rádió el viernes, en referencia al lobby abierto que está llevando a cabo el financista húngaro-estadounidense sobre la UE para quitarle recursos a los países del continente liderados por los conservadores.

“George Soros es una de las personas más corruptas del mundo; tiene muchos políticos en su bolsillo que ahora quieren chantajear a Hungría y Polonia para acceder a los fondos de la UE”, continuó Orbán de acuerdo a “Sobre Hungría”, el sitio informativo de la Oficina de Comunicaciones Internacionales del Gabinete del Primer Ministro de Hungría.

Los gobiernos conservadores y nacionalistas de Hungría y Polonia están enfrentándose con el establishment de la UE y sus aliados globalistas después de su reciente decisión de vetar el proyecto de presupuesto de Bruselas.

En opinión del ministro de justicia polaco Zbigniew Ziobro, el proyecto contenía disposiciones que habrían reducido a los países a una “esclavitud política e institucionalizada”.

De acuerdo a Breitbart, a nivel superficial, las disposiciones en cuestión solo comprometían a los Estados miembros de la Unión Europea a defender los valores europeos y el denominado “estado de derecho”.

Sin embargo, los líderes húngaros y polacos vieron en ellas un mecanismo para privar a los países conservadores de su parte de los fondos de la UE si no se sometían a los programas políticos de los Estados dominantes de la UE -principalmente Alemania y Francia-, que se han indignado por la persistente negativa de Hungría y Polonia a aceptar la imposición de cuotas obligatorias de migrantes.

De hecho, la vicepresidente del Parlamento Europeo, la alemana Katarina Barley, sugirió que se les debería “hacer pasar hambre financieramente” a Polonia y Hungría antes de la votación en la que finalmente ejercieron su veto.

En este marco, en su último artículo, publicado el 18 de noviembre en Proyect Syndicate, y de forma descarada, Soros le dio instrucciones a los burócratas de Bruselas sobre cómo “eludir” el veto de Hungría y Polonia del presupuesto de la UE.

Además, Soros aseguró que Orbán no permitía el voto libre y seguro en el sector rural húngaro.

El primer ministro Orbán contestó afirmando que el magnate ha hecho “declaraciones absurdas, más allá de la línea roja” sobre Hungría.

En el corazón del conflicto, según el primer ministro, está que Bruselas quiere imponer algo que el pueblo húngaro no quiere aceptar.

Le recomendamos:

“Quieren hacerlo de manera que, en lugar de por unanimidad, estas cuestiones se decidan con una mayoría calificada de dos tercios”, explicó.

El Secretario de Estado de Hungría para la Comunicación y las Relaciones Internacionales, Zoltán Kovács, señaló que este modus operandi de George Soros y la Unión Europea expone cómo se maneja el controvertido especulador.

“Si alguna vez quisieras saber cómo funciona el plan Soros, aquí está”, indicó Kovács por Twitter el 19 de noviembre.

“[George Soros] sugirió sanciones fiscales contra aquellos que no acepten migrantes en 2015. Hoy en día vemos chantajes financieros y represalias políticas operadas por las instituciones de la UE”, añadió.

Para dejar en claro lo que en realidad está pasando, el funcionario húngaro publicó una columna en “Sobre Hungría” con una cronología reciente de los acontecimientos.

“No se equivoquen, el ‘debate sobre el estado de derecho’ de la UE nunca ha sido realmente sobre el ‘estado de derecho’ real”, señaló.

“Si miramos hacia atrás en los últimos cinco años, podemos ver claramente cómo el tema del estado de derecho ha cobrado impulso cada vez que las fuerzas liberales y promigración de la UE no pudieron imponer su voluntad a los Estados miembros, como Hungría y Polonia, que se oponen a la migración”, concluyó.

Miguel Díaz – BLes.com